2 de marzo de 2021
30 de marzo de 2014

Protesta de vecinos en Melilla contra un nuevo CETI

MELILLA, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los vecinos del Barrio Primo de Rivera se han concentrado este domingo para rechazar cualquier posibilidad de usar un cuartel cercano a sus viviendas como un nuevo centro de acogida de inmigrantes, porque el CETI actual acoge a más 1.800 subsaharianos cuando su capacidad óptima es de 480.

   La protesta ha sido secundada por más de 200 personas que residen en los alrededores del antiguo Cuartel de Pajares para rechazar que esta instalación militar se convierta en "un CETI 2" a pesar de que tanto el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, como el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda (PP), han negado que se vaya a crear un nuevo Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes y aseguren que "es un rumor falso".

   Los vecinos han mantenido la convocatoria de su concentración porque la Delegación, como ha señalado la propia institución, baraja usar este cuartel "para contingencias graves o incluso una nueva avalancha masiva de inmigrantes como la del pasado 18 de marzo", cuando se produjo la entrada de 500 subsaharianos, la mayor de la historia de la  valla de Melilla.

   Un portavoz vecinal ha señalado que no se trata ni de una cuestión política ni de racismo sino de "defender los intereses de las familias" en este zona urbana de la ciudad "por que su instalación supondría inseguridad, intranquilidad, enfermedades y una bajada en la cotización de nuestras viviendas". Los vecinos, durante la concentración, se dirigieron hasta la puerta del Cuartel de Pajares para gritar "CETI no".

   El portavoz ha señalado que van a recoger firmas y van a solicitar una reunión con el delegado del Gobierno para transmitirle su oposición a cualquier intento de tener cerca de sus casas una nuevo CETI, como el que ya existe cerca del Cementerio Musulmán --un lugar no habitado--. Una instalación dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social que en la actualidad, tras las avalanchas de este año, se está viendo desbordado, lo que ha obligado a instalar decenas de tiendas de campaña de gran capacidad de acogida, para poder dar cobijo a los inmigrantes que van llegando.