12 de agosto de 2020
6 de agosto de 2009

Viste tu piel a la última. Los autobronceadores

Por Gloria Vázquez Sacristán

El sol cada vez se está convirtiendo en un enemigo más conocido. Sabemos que no podemos tomar el sol sin protección, las horas a las que no es recomendable exponerse al mismo, las veces que hay que reponerse la crema y las principales señales de peligro que hemos de advertir en la piel. Para que no tengamos arrepentimientos post quemaduras nos gustaría compartir con vosotras el descubrimiento de la temporada. La línea carrots de Sephora en la que encontraréis todo tipo de productos que os prepararán para la recepción de los rayos solares y conseguir una piel dorada y sana. Pese a toda la teoría la práctica sigue siendo un terreno que se debate entre lo deseado y lo correcto.

¿Por qué nos gusta estar morenas?

Las pieles bronceadas poseen cierto efecto de adicción que hace que muchos sucumban a sus efectos y abusen de las horas, de los aceites y de los conocidos como rayos UVA. Los problemas vienen cuando el moreno empieza a palidecer en nuestro espejo y dejamos de vernos tan guapas y favorecidas. Es entonces cuando recordamos nuestro bono de sesiones de Uva o esa máquina que hay en el gimnasio. Ahora hemos de extremar las precauciones ya que los dermatólogos nos aconsejan que cuidemos nuestra piel porque los efectos se producen a largo plazo. No somos conscientes de los problemas que tendremos cuando pasen los años, hemos de cuidarnos para que el día de mañana no lamentemos la inconsciencia con la que vivimos nuestra juventud. Según han demostrado recientes estudios el 80% de las señales de envejecimiento prematuro son debidas a los perjuicios de los rayos ultravioletas.

Los estudios realizados por OLAY, entre mujeres de toda Europa, 6 de cada 10 mujeres consultadas afirman que un aspecto bronceado les hace lucir una piel más joven y uniforme. En particular en España nos encontramos con una conclusión curiosa. Entre el 59% y un 53% creen que el bronceado mejora la confianza en su atractivo y que los hombres se sienten más atraídos por su aspecto.

¿Existe alguna solución?

Si el hombre ha llegado a la luna, los robots a Marte, las neveras hablan y nuestros bebes con 3 años hablarán tres idiomas:

¿Por qué tenemos que seguir reencarnándonos cada verano en lagartos al sol?

La respuesta: no tenemos porqué disimular que nos gusta tomar el sol ¿a quién le gusta estar postrada en una toalla mientras siente que sus piernas comienzan a derretirse, que las comisuras de los labios se están convirtiendo en pequeños embalses no deseados y nuestro ombligo es el pozo del hada plumita?

La tecnología podrá no haber descubierto la solución a las manchas de tinto en nuestras alpargatas favoritas pero sí la solución para dejar de ser espectros andantes por las calles de nuestra ciudad.

Los autobronceadores. Ellos serán nuestros aliados, dejad de lado el corrector de ojeras esto es el verdadero milagro de nuestra generación.

Las cremas han evolucionado, es cierto que hemos de tener cuidado con la ropa que llevamos nada más aplicárnosla, puesto que las manchas están prácticamente aseguradas, pero tras pasar una tarde vestidas de negro podremos lucir nuestro mejor color al día siguiente. Es una forma sana y barata de mantener un color que incite a la diversión y reavive nuestra marchita autoestima.

Autobronceadores

En la amplia variedad que el mercado cosmético nos ofrece nosotros queremos decantarnos por aquellas que han conquistado nuestros sentidos a base de resultados fructíferos. Porque sabemos que a nadie le gusta parecer artificial os seleccionamos aquellos que consideramos que son un milagro hecho crema.

- Total effects7x touch of sunshinhe de OLAY es una innovadora solución para las mujeres que luchan contra los principales signos del envejecimiento pero no quieren renunciar a una piel tostada y luminosa. Por ello esta gama de productos cuida tu piel al tiempo que aporta color a tu piel.

- Las toallitas de Nivea se presentan de forma individual o en cajas de 6 unidades. Además, una sola toallita sirve para cubrir cara, cuerpo y cuello. Las toallitas, además de* ser de fácil aplicación, son cómodas de llevar y además pueden salvarte de un apuro concreto.

Si tus vacaciones ya han acabado y la envidia comienza a escalar por tu cuerpo al ritmo que tus compañeros retornan el trabajo morenos y rezumando olor a playa...no te preocupes. Conviértete al autobronceador. Estarás más guapa, de mejor humor y lo más importante tu piel te lo agradecerá eternamente. Cuidarnos es también belleza.