27 de junio de 2019
  • Miércoles, 26 de Junio
  • 19 de mayo de 2019

    'Eurovisión 2019': Holanda gana el Festival de la Canción mientras Miki roza el último puesto

    'Eurovisión 2019': Holanda gana el Festival de la Canción mientras Miki roza el último puesto
    RTVE

       MADRID, 19 May. (CHANCE)

    Netta Barzilai nos ha dado la bienvenida a Tel Aviv junto a Dana Internacional 20 años después de su victoria con su tema Diva. Seguidamente, han dado paso a la representación de los países empezando por el país mediterráneo, Malta. Este país es la primera vez que abre el festival y lo ha hecho con Michaela, de 18 años, que ha cantado Chamaleon con una coreografía llena de color, una de las más llamativas de esta noche de Eurovisión, y una canción pop internacional muy comercial que se ha situado en el Top Ten en las casas de apuestas.

    De una canción bailable, pasamos a Albania con Jonida Maliqi, que ha sido la elegida para representar a su país con la canción Ktheju tokës, que aborda la crisis migratoria. La temática de la canción ha condicionado a la artista a tomar ya la decisión de no traducir su canción al inglés de cara a Eurovisión, e interpretarla en albanés.

    República Checa ha sido el tercer país que ha cantado con la banda Lake Malawi con la canción Friend of a friend. El cantante ha decidido dejar de lado la vestimenta llamativa para dar todo el protagonismo a las luces del escenario y los efectos ópticos, como también en la actuación de Miki.

    Sergey Lazarev, representante de Rusia ya participó en el Festival en el 2016 con You are the only one, tema con el que quedó en tercera posición. Esta vez, lo ha hecho con Scream. Con tres victorias que lleva Dinamarca, Leonora ha decido cantar Love is forever, un tema compuesto en inglés, francés y danés. La danesa no ha querido utilizar muchos elementos en su puesta de escena, ya que solamente una silla gigante ha cobrado todo el protagonismo. Por tanto, una puesta en escena sencilla e inocente que casa a la perfección con la cantante.

    San Marino ha entrado a la final para cantar Na, Na con Serhat. No es la primera vez que representa a su país, pues ya estuvo en Eurovisión en el año 2016 en Estocolmo con la canción I didn't know. Pasamos de una canción muy ochentera a un pop reinvindicativo cantado por Tamara Todevska con la canción Proud. Una balada dedicada a sus hijos, pero también como protesta contra la violencia machista.

    Hasta ahora ya han actuado tres de las grandes favoritas para hacerse con el triunfo: Rusia, Alemania y ahora Suecia, con Jon Lundvik. La propuesta más indie de este Festival de Eurovisión, llegó de la mano de Eslovenia con un concepto escénico que gira íntegramente alrededor de la pareja, como si el mundo estuviera al margen de ellos dos.

    Tema movidito, chica guapa y explosiva, siguiendo el ejemplo de Eleni Foureira que rozó la victoria, consiguiendo el mejor resultado de el país en la historia del festival. Tamta, cantante de origen georgiano, que es una súper estrella de la música en Chipre, Grecia y Georgia. Arcade de Duncan Laurence es un tema de medio tempo, intimista, y podría ser la sucesora de Toy según las casas de apuestas. Katerine Duska con la canción Better Love tras pasar la primera semifinal.

    En la mitad del festival, ha sido turno de los anfitriones que buscan revalidar el  triunfo con Kobi Marimi que interpretó el tema Home. El cantante siempre ha dicho que después de cantar su canción siempre se ha puesto a llorar, pero en la gran final ha intentado llorar pero no lo ha conseguido. Incluso, ha pasado en dos segundos del sollozo a la risa, sin llegar a la interpretación magistral de María Jesús Ruiz en GH Dúo.

    Noruega y España tienen una conexión especial y es que uno de los cantantes de Noruega tiene ascendencia española, concretamente de Ayamonte, ciudad natal de la estrella de Eurovisión Junior, María Isabel. Por tanto, Noruega 'antes muerta que sencilla'.

    Michael Rice, representante de Reino Unido nos recuerda a Netta con su canción Bigger than us. El inglés nos ha recordado a la israelita porque sufrió acoso cuando era adolescente simplemente porque le gustaba cantar. Por esto, lucha activamente contra el bullying y ha grabado una canción para apoyar un proyecto que habla del tema y anima a que se denuncie.

    Islandia con Hatari con su canción Hatrid mun sigra ha seguido sorprendiendo al público eurovisivo con el contraste de las voces de sus cantantes. La puesta en escena en la final no se ha diferenciado con la que mostraron en la semifinal pero su estilo único nunca deja indiferente. Cantan por primera vez en islandés desde 2013. Seguidamente, Victor Crone con la canción Storm. Himno pop electrónico de estribillo pegadizo, final épico y letra motivadora con una clara influencia del sonido más internacional de Avicii.

    Bielorrusia con Zena y su la canción I Like It ha puesto el broche de oro al Festival con una canción con estilo pop. A falta de 6 canciones para que Miki haga caer 'la venda' a todo el público europeo, Azerbaiyán con Chingiz se ha subido al escenario con un tema electrónico y bailable que se aleja del estilo más próximo al flamenco que tiene el intérprete.

    Parisino de 19 años y origen marroquí, Francia ha hecho un claro paralelismo entre la letra y la trayectoria vital de Hassani, ya que habla sobre la libertad de elegir quién queremos ser y reivindica la lucha contra la gordofobia, la xenofobia y los derechos LGTBI y termina "We are all queens" proyectado en la pantalla.

    En el puesto 22, Alessandro Mahmood, el C Tangana italiano, ha cantado Soldi, una canción compuesta en italiano con algunas estrofas en árabe. La serbia Nevena Boovic ha accedido por tercera vez al Festival para intentar dejar a su país en el mejor lugar posible. Esta vez canta la balada, Kruna, que significa "corona". Nevena Bo*ovic debutó en 2007 siendo una niña en Eurovisión Junior.

    Se ha dicho muchísimo que los brazos de Miki son historia de España pero los de Luca Hänni no se quedan atrás y ha interpretado la canción She got me. Seguidamente del suizo, la australiana Kate Miller Heidke cantó Zero Gravity. La puesta en escena y su escenografía ha sido la mejor de este Festival de Eurovisión. Se centra en la artista y su enorme vestido plateado, con luces de colores y motivos fantasía. Detrás de Kate, una acróbata vestida de negro "vuela" al son de las notas líricas de la cantante.

    Y hemos cerrado la 64ª edición del Festival de Eurovisión con Miki que ha hecho caer la venda a todo el público con una letra que habla sobre el crecimiento de una persona, sobre quitarse los prejuicios de encima y cambiar la sociedad a través de cambiarse uno mismo. Sin embargo, ni sus brazos ni la canción han conseguido que quedemos en un buen puesto y Miki se situa en el 22º de la lista, volviendo un año más a quedar de los últimos.

    Llevábamos días diciendo que el representante de España iba a ser el telonero de Madonna, pero por algunos problemas parece ser que no ha podido salir y han tirado de las actuaciones de los exparticipantes de Eurovisión para amenizar los votos: Conchita Wurst, Måns Zelmerlow, Eleni Foureira, Verka Serduchka y Gali Atari. Conchita ha interpretado la canción Heroes de Mans Zelmerlow y ahora este canta Fuego de Eleni. Verka Serduchka ha cantado Toy de la ganadora del año pasado, Netta.

    La cantante de Like a virgin se ha hecho esperar como las grandes divas del pop y ha cantado Like a Prayer, aprovechando que esta canción ha cumplido 30 años, y su nueva canción Future del disco Madame X. Pero, sus dos actuaciones no se ha escuchado bien ni ha afinado muy bien, mucho mejor los concursantes de Eurovisión, pero eso sí la puesta en escena ha sido brutal.

    En cuanto a la votaciones, Potugal no ha votado con ningun voto a España, Polonia, sorprendentemente ha dado sus doce puntos a Austrailia. Nieves Álvarez desde la ciudad de Granada ha dado nuestros 12 puntos al país nórdico de Suecia. El primer país que nos ha dado 6 puntos ha sido Bielorrusia. Australia, una vez más ha puesto el broche de oro desafiando los roles de género con sus presentadores que han dado los votos. También, Islandia ha mostrado banderas de Palestina en la televisión para así intentar mostrar el conflicto que Israel ha intentado ocultar durante el festival.

    Finalmente, Holanda y Arcade de Duncan Laurence ha ganado el micrófono de cristal con 492 puntos, seguido de Italia con 465 puntos y en tercer lugar con 369 Rusia. 

    Para leer más