28 de mayo de 2020
7 de febrero de 2019

Rafael Amargo carga contra 'OT': "El alma limpia no la tienen"

Rafael Amargo carga contra 'OT': "El alma limpia no la tienen"
EUROPA PRESS REPORTAJES - ARCHIVO

   MADRID, 7 Feb. (CHANCE) -

Rafael Amargo regresa a la ciudad condal convertido en el Dios griego del vino en la obra Dionisio. La vid y mil noches que se representará en el Teatro Apolo de la capital catalana desde el próximo 13 de febrero hasta el 3 de marzo.

En medio del gran éxito de Operación Triunfo, el bailaor no dudó en comentar su experiencia en el formato, confesando que no guarda un buen recuerdo de su paso por el programa como profesor de expresión corporal.

Prohibida la reproducción total o parcial de esta noticia, aun citando su procedencia. Puedes disponer de ella contactando con Europa Press Televisión y Reportajes (+34 91 350 08 10).

CHANCE: Cuéntanos de qué tratará el nuevo espectáculo.

Rafael Amargo: Dionisio es uno de los dioses de la mitología griega. Hijo predilecto de Zeus y es llamado el Dios de los placeres la lujuria, el éxtasis, el teatro. Era un dios muy Amargo.

CH: Él es Dios de la diversión y tus compañeros han comentado que se parece mucho a ti. ¿Cómo te definirías tú: apasionado, divertido, un poco loco?

R.A: Yo creo que soy un loco cuerdo.

CH: ¿Cuáles son los placeres ocultos de Rafa Amargo?

R.A: Ocultos no tengo nada. Soy más claro que un libro abierto, vosotros sabéis mis aventuras y desventuras. Lo que yo no sé todavía es la gente que no quiere contar las cosas. Las cosas se tienen que decir con toda la normalidad del mundo, porque si no cuando salen es cuando suscitan ese morbo.

CH: Te has preparado para esta obra físicamente y psicológicamente. ¿Cómo ha sido esta etapa de preparación?

R.A: Han sido cuatro meses y medio preparándome. He bajado hasta abajo para poder resurgir y hacer una obra de gran formato, de gran factura.

CH: ¿Ahora estás soltero?

R.A: Ahora estoy soltero y me siento renovado. Ojalá me dure esta sensación mucho porque así es como todo el mundo quiere verme.

CH: ¿Qué recomiendas a la gente para que se sientan bien?

R.A: En mi caso, un día me levanté y me di cuenta que todo el mundo no podía estar equivocado y tú llevar siempre la razón. Si te lo dicen todos eres tú el que tienes que aceptar la rendición y rendirse es una de las mayores liberaciones del ser humano.

CH: ¿Con Yolanda, la madre de tus hijos tienes relación?

R.A: Me llevo muy bien. Ella tiene su relación con su pareja y no tenemos la misma relación que teníamos antes. Pero somos muy cordiales, cercanos y hablamos bastante.

CH: El otro día vimos que coincidiste con Alfred García.

R.A: No lo conocía ni sabía quién era. Empecé a hablar con él, un chico súper simpático y me dijo: "Pues a mi madre le encanta el flamenco, a mi madre le encantas tú". Vi que vinieron dos personas a saludarle y ahí me di cuenta quién era, lo conocí como a una persona normal, que es lo más bonito, porque yo he estado mucho tiempo fuera de España y no vi esa edición de Operación Triunfo. Yo hice otra edición en la época de Soraya, de Edurne... Me lo pasé muy bien. Fue una experiencia maravillosa, pero no lo conocía y me pareció muy sensato, muy simpático, muy listo.

CH: Risto Mejide hizo unas declaraciones de Operación Triunfo explicando que se había sentido una marioneta y le querían manipular. Tiene mala relación con Noemí Galera y con Ángel Llácer. ¿Tú eras libre de decir lo que querías? Itziar Castro también tuvo problemillas.

R.A: Me da pena tenértelo que decir, pero sí: El alma limpia no la tienen.

CH: ¿Está todo un poco controlado?

R.A: Yo nada más te digo que si a ti te llaman para impartir clases, tu criterio tiene que servir desde el momento en que te están llamando. En cambio si tu criterio no sirve porque no entra dentro de la manipulación que ellos tienen... Yo discutí con ellos porque decían que no había una cosa y luego descubrí que debajo de la mesa tenían quinientas. Son muy mentirosos entre ellos y muy cerrados.

CH: ¿No había libertad para aportar tus ideas?

R.A: Da igual, las ideas dan igual. Ellos son los jefes y hay que respetar a los jefes, pero que sean mentirosos con las personas mayores y adultas no. Tonterías las justas.

CH: ¿Te llegaron a pedir disculpas?

R.A: Eso ya es lo de menos. Lo peor es que pensaron que era tonto.

CH: Entonces no guardas un grato recuerdo...

R.A: No. Guardo un grato recuerdo de la experiencia de estar dentro de las cámaras, dentro de que el formato, que es precioso. Pero ellos podrían hacerlo mucho mejor.

CH: Y conocer personas como Soraya, Edurne...

R.A: Unos niños estupendos pero tenían una parte de muy venidos arriba. Yo les tuve que parar los pies y decirles que estuvieran tranquilos. Ellos tienen su cargo en el talent pero el que tiene los cuatro premios de las artes escénicas soy yo.

CH: Es lo que dijo Itziar Castro que tenía 20 años de aprendizaje de actriz.

R.A: Ellos lo saben, ellos no son tontos. Cuando llaman a alguien, contratan a profesionales. Yo discutí con ellos por defender a Edith y a Yolanda. Querían una cerveza, estábamos de fiesta y dijeron que allí no se podía tomar alcohol. Resulta que debajo había 25 cajas de cerveza. Levante el mantel y dije: "¿Ahora qué?". Lo que hice fue, correctamente, decir si tú y tú bebéis cerveza, ellas dos también y les abrí las cervezas.

CH:  ¿Cuál es la mayor locura que ha hecho Rafael Amargo por amor?

R.A: Soy un adicto al amor y el problema me viene todo por el amor. Entonces estoy trabajando en mi amor propio y que nadie pueda conmigo, yo te puedo querer muchísimo, pero mi integridad la tengo que conservar.

CH: ¿Descartarías ir a otro concurso?

R.A: Me encantaría pero creo que ahora no es el momento porque quizás voy a conducir un programa.

CH: Felicidades. ¿En España?

R.A: Sí pero no puedo adelantar nada aún.

CH: ¿Te irás fuera a conocer mundo y nos lo enseñarás?

R.A: Por ahí va la cosa. Va a estar muy gracioso. Queda muy poco para que lo veáis pero por ejemplo también me vería en un programa tipo MasterChef.

CH: ¿Y un Gran Hermano?

R.A: No, de momento no. Lo haría en Italia o en otro sitio, pero en España no. También te digo una cosa, uno en un reality se comporta como es.

CH: Tus hijos ya son adolescentes, ¿Cómo lo estás llevando?

R.A: Están en edades muy difíciles. León con 14 años que acaba de cumplir, parece que tiene 18. Dante está en el Rayo Vallecano con 11 años, es el pichichi de la liga.

CH: De momento seguir tus pasos no parece.

R.A: La misma pasión que yo le pongo a la danza, el pequeño se la pone al balón. Es el mismo entusiasmo que el mío pero en focos distintos y León es más bohemio.

Para leer más