25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 15 de octubre de 2019

    La Reina Isabel II rompe el protocolo en la apertura del Parlamento Británico

    La Reina Isabel II rompe el protocolo en la apertura del Parlamento Británico
    Reina Isabel II - GETTY IMAGES / LEON NEAL
    Galería
    Reina Isabel II
    GETTY IMAGES / LEON NEAL

       MADRID, 15 Oct. (CHANCE) -

    El pasado lunes, 14 de octubre, se oficializó la apertura del Parlamento británico, un acontecimiento presidio por la Reina Isabel II y el Duque de Edimburgo celebrado en la Cámara de los Lores del palacio de Westminster. Para la ocasión, la Reina llega en carroza hasta el Parlamento y, una vez ahí, se coloca la Toga de Estado y la Corona del Estado Imperial. Pero, en esa ocasión, la Reina Isabel ha decidido romper el protocolo por tercer año consecutivo.

    En vez de portar la Corona Imperial en su cabeza, realizada para la coronación del rey Jorge VII en el año 1937, Isabel II entró en la Cámara de los Lores con la diadema de perlas y diamantes con la que entró en su ceremonia de coronación en 1953, siendo la Corona Imperial transportada sobre un cojín unos pasos por delante de ella. Durante toda la ceremonia, la corona se mantuvo sobre un podio a la derecha de la Reina. ¿El motivo? El excesivo peso de la pieza.

    Apertura del Parlamento

    La Corona Imperial pesa la friolera de dos kilogramos y tiene un diámetro de treinta centímetros, lo que añade un peso extra a la monarca de 93 años y limita sus movimientos. De hecho, a principios de 2018 Isabel explicó que 'si bajaba la cabeza, el cuello se rompería y La corona se caería', motivo suficiente por el cual la matriarca decidió dejar de portar dicha pieza. La Corona Imperial está formada por 2.868 diamantes, 273 perlas, 17 zafiros, 11 esmeraldas y 5 rubíes que le otorgan un valor de 300 millones de euros, toda una joya que debe de tratarse con cuidado.