28 de febrero de 2020
4 de octubre de 2019

Filamentos masivos nutren distantes galaxias y agujeros negros

Filamentos masivos nutren distantes galaxias y agujeros negros
Filamentos de gas (azul) rodean galaxias activas de formación estelar (blanco) - HIDEKI UMEHATA

   MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El espectrógrafo MUSE del telescopio VLT en Chile y la Suprime-Cam en el telescopio Subaru han revelado en detalle filamentos de gas que conectan las galaxias en un gran protocúmulo del universo primitivo.

   Con base en observaciones directas, descubrieron que, de acuerdo con las predicciones del modelo de formación de galaxias de materia oscura fría, los filamentos son extensos, se extienden a más de 1 millón de parsecs (un parsec es poco más de tres años luz) y están proporcionando combustible para la formación intensa de estrellas y el crecimiento de agujeros negros súper masivos dentro del proto-cluster.

   Las observaciones, que constituyen un mapa muy detallado de los filamentos, se realizaron en SSA22, un protocúmulo masivo de galaxias ubicado a unos 12.000 millones de años luz de distancia en la constelación de Acuario, convirtiéndolo en una estructura del universo primitivo.

   Los hallazgos, publicados en Science, dan nuevas ideas sobre la formación de galaxias. La creencia dominante en un momento era que las galaxias se formaron y luego se organizaron en grupos de forma ascendente, pero ahora, generalmente se cree que los filamentos en el universo alimentaron la formación de grupos de galaxias en los lugares donde los filamentos se cruzaban, creando densas regiones de la materia.

   De acuerdo con esto, el grupo descubrió que la intersección entre los enormes filamentos que identificaron alberga núcleos galácticos activos (agujeros negros supermasivos) y galaxias "explosivas" que tienen una formación estelar muy activa.

   Sus observaciones se basan en la detección de lo que se conoce como radiación de Lyman-alfa, la luz ultravioleta que se produce cuando se ioniza el gas de hidrógeno neutro y luego vuelve a su estado fundamental, utilizando el instrumento MUSE. Se descubrió que la radiación era intensa, demasiado alta para provenir de la radiación ultravioleta de fondo del universo. Sus cálculos indicaron que la alta radiación probablemente fue provocada por galaxias formadoras de estrellas y formando agujeros negros.

   Según Hideki Umehata, del RIKEN Cluster for Pioneering Research y de la Universidad de Tokio, primer autor del artículo, "esto sugiere con mucha fuerza que el gas que cae a lo largo de los filamentos bajo la fuerza de la gravedad desencadena la formación de galaxias explosivas y agujeros negros supermasivos, dando al universo la estructura que vemos hoy.

Para leer más