15 de diciembre de 2019
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • Jueves, 12 de Diciembre
  • 15 de noviembre de 2019

    Las galaxias cambian la dirección de rotación cuando se hacen grandes

    Las galaxias cambian la dirección de rotación cuando se hacen grandes
    Simulación de filamentos cósmicos - TIAMAT SIMULATION, GREG POOLE

       MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

       La dirección en que gira una galaxia depende de su masa, según concluye un análisis de 1.418 galaxias que apunta a que es probable que las pequeñas giren en un eje diferente a las grandes.

       La rotación se midió en relación con el "filamento cósmico" más cercano de cada galaxia, las estructuras más grandes del universo. El estudio se publica en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

       Los filamentos son formaciones masivas en forma de hilo, que comprenden grandes cantidades de materia, incluidas galaxias, gas y, lo que implica el modelado, materia oscura. Pueden tener 500 millones de años luz de largo pero solo 20 millones de años luz de ancho. En su escala más grande, los filamentos dividen el universo en una vasta red reticulada gravitacionalmente intercalada con enormes vacíos de materia oscura.

       "Vale la pena notar que la columna vertebral de filamentos cósmicos es más o menos la autopista de la migración galáctica, con muchas galaxias que se encuentran y se fusionan en el camino", dice la investigadora principal Charlotte Welker, investigadora de ASTRO 3-D (ARC Centre of Excellence in All Sky Astrophysics) con sede en Australia.

       Los filamentos son la razón por la cual el universo se parece un poco a un panal.

       Utilizando los datos recopilados por un instrumento llamado el espectrógrafo de campo integral de objetos múltiples Sydney-AAO (SAMI) en el Telescopio Anglo-Australiano (AAT) de Australia, Welker, segundo autor e investigador principal de ASTRO 3-D, el Profesor Joss Bland-Hawthorn de la Universidad de Sydney y sus colegas de Australia, Estados Unidos, Francia y Corea estudiaron cada una de las galaxias objetivo y midieron su rotación en relación con su filamento más cercano.

       Descubrieron que las más pequeñas tendían a girar en alineación directa con los filamentos, mientras que las más grandes giraban en ángulo recto. La alineación cambia de la primera a la segunda a medida que las galaxias, atraídas por la gravedad hacia la columna vertebral de un filamento, chocan y se fusionan con otras, ganando masa.

       Es un fenómeno que Welker compara con el patinaje sobre ruedas en compañía de un amigo. "El cambio puede ser repentino", dice ella. "Fusionarse con otra galaxia puede ser todo lo que se necesita".