3 de julio de 2020
29 de mayo de 2020

La misión Solar Orbiter cruzará las colas del cometa ATLAS

La misión Solar Orbiter cruzará las colas del cometa ATLAS
Observación del cometa ATLAS por el telescopio Hubble el 23 de abril - NASA, ESA, D. JEWITT (UCLA), Q. YE (UNIVERSITY OF

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

La misión Solar Orbiter de la ESA cruzará las colas del fragmentado cometa ATLAS durante los próximos días. Aunque la nave espacial lanzada el 10 de febrero no debía tomar datos científicos en este momento de su periplo hacia el entorno solar, los expertos de la misión han trabajado para garantizar que los instrumentos más relevantes se enciendan durante el encuentro único e inesperado.

La nave espacial está programada para ser completamente funcional para su primer paso cercano del sol, o perihelio, a mediados de junio. Sin embargo, el descubrimiento del encuentro casual con el cometa hizo las cosas más urgentes.

Volar por casualidad a través de la cola de un cometa es un evento raro para una misión espacial, algo que los científicos saben que sucedió solo seis veces antes para misiones que no perseguían específicamente cometas. Todos estos encuentros se han descubierto en los datos de la nave espacial después del evento. El próximo cruce de Solar Orbiter es el primero que se predice de antemano, informa la ESA.

Solar Orbiter está equipado con un conjunto de 10 instrumentos de detección remota e in situ para investigar el sol y el flujo de partículas cargadas que libera al espacio: el viento solar. Afortunadamente, los cuatro instrumentos in situ también son perfectos para detectar las colas del cometa porque miden las condiciones alrededor de la nave espacial y, por lo tanto, podrían devolver datos sobre los granos de polvo y las partículas cargadas eléctricamente emitidas por el cometa. Estas emisiones crean las dos colas del cometa: la cola de polvo que queda en la órbita del cometa y la cola de iones que apunta directamente al sol.

Solar Orbiter cruzará la cola de iones del cometa ATLAS del 31 de mayo al 1 de junio, y la cola de polvo el 6 de junio. Si la cola de iones es lo suficientemente densa, el magnetómetro del Orbitador Solar (MAG) podría detectar la variación del campo magnético interplanetario debido a su interacción con los iones en la cola del cometa, mientras que el Analizador de Viento Solar (SWA) podría capturar directamente algunas de las partículas de la cola. .

Cuando Solar Orbiter cruza la cola de polvo, dependiendo de su densidad, que es extremadamente difícil de predecir, es posible que uno o más granos de polvo pequeños golpeen la nave espacial a velocidades de decenas de kilómetros por segundo. Si bien no existe un riesgo significativo para la nave espacial por esto, los granos de polvo se vaporizarán en el impacto, formando pequeñas nubes de gas o plasma con carga eléctrica, que podrían ser detectados por el instrumento Radio and Plasma Waves (RPW).

Solar Orbiter está actualmente rodeando a nuestra estrella madre entre las órbitas de Venus y Mercurio, con su primer perihelio que tendrá lugar el 15 de junio, a unos 77 millones de kilómetros del sol. En los próximos años, se acercará mucho más, dentro de la órbita de Mercurio, a unos 42 millones de kilómetros de la superficie solar. Mientras tanto, el cometa ATLAS ya está allí, acercándose a su propio perihelio, que se espera para el 31 de mayo, a unos 37 millones de kilómetros del sol.