19 de enero de 2019
  • Viernes, 18 de Enero
  • Jueves, 17 de Enero
  • El mundo que orbita la Estrella de Barnard puede tener vida

    El mundo que orbita la Estrella de Barnard puede tener vida
    11 de enero de 2019 M. KORNMESSER/ESO

       MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

       El segundo mundo extrasolar más cercano a la Tierra, que orbita la Estrella de Barnard, a 6 años luz de dsitancia, puede tener una oportunidad de albergar vida, a pesar de sus frías temperaturas.

       Una nueva investigación sugiere que el calor generado por procesos geotérmicos podría calentar focos de agua debajo de la superficie de Estrella de Barnard b, y proporcionar refugios para que la vida evolucione.

       Las imágenes que obtenga el futuro Telescopio Espacial James Webb de la NASA podrían ayudar a determinar si el planeta tiene el tamaño adecuado para que ocurra ese fenómeno, y los instrumentos que se presenten incluso más adelante en el futuro podrían identificar signos de vida.

       "Este es el mejor planeta imaginable, el mejor de un tamaño como la Tierra", dijo a Space.com Edward Guinan, investigador de la Universidad de Villanova en Pennsylvania. Con 15 años de datos, Guinan y su colega Scott Engle, también en Villanova, determinaron que si bien el planeta es demasiado frío para que el agua líquida, y por lo tanto probablemente para que la vida exista en la superficie, podría contener océanos subsuperficiales, dependiendo de cómo de grande sea. Tales océanos podrían formarse solo en un mundo rocoso, pero si el planeta es un gigante gaseoso, todas las apuestas están cerradas.

       Los dos investigadores anunciaron sus resultados en la 233 reunión anual de invierno de la American Astronomical Society.

       Ubicada a solo 6 años luz de la Tierra, Barnard es la estrella más cercana al Sol tras el sistema triple Alpha Centauri. La cercanía de la Estrella de Barnard ha alentado a muchos investigadores a girar sus instrumentos hacia ella, y en la década de 1970, los astrónomos debatieron si la estrella tenue tenía un planeta. No fue hasta noviembre de 2018 cuando los investigadores anunciaron el descubrimiento de un mundo masivo en órbita alrededor del sol cercano.

       Estrella de Barnard b es enorme para ser un planeta rocoso, al menos 3,2 veces más masivo que la Tierra. Aunque su órbita es aproximadamente la misma que la de Mercurio, el planeta es probablemente un desierto congelado gracias a la tenue luz de la estrella.

       Ese conocimiento no disuadió a Guinan y Engle, quienes formaban parte del equipo que descubrió el planeta. A menos 170 grados Celsius, la temperatura del planeta se asemeja a la de la luna Europa de Júpiter. Con su océano subsuperficial, Europa se considera uno de los cuerpos más habitables del sistema solar, al margen de la Tierra.

       Mientras que la radiación de Júpiter derrite el hielo de Europa, los dos investigadores sabían que se necesitaría algo diferente para producir lagos y mares bajo el hielo de Estrella de Barnard b. Entonces, los investigadores observaron el planeta mismo.

       "Las supertierras pueden tener la capacidad de tener energía geotérmica adicional que podría, si tuviera hielo de agua a su alrededor, derretir el hielo en algunos lugares", dijo Guinan.

       No tienes que viajar a Júpiter para ver evidencia de lagos similares. Las capas de hielo de la Antártida cubren cientos de lagos, muchos de los cuales se cree que se funden por el calor que irradia el núcleo de la Tierra. Se cree que el más grande de estos, el lago Vostok, contiene una gran variedad de organismos aislados durante millones de años. Guinan y Engle creen que entornos similares podrían evolucionar en un rocoso Estrella de Barnard b.

       Los investigadores no están seguros del tamaño real del planeta, pero sí que al menos tiene 3,2 veces la masa de la Tierra. Eso probablemente lo convertiría en una supertierra rocosa, pero si el planeta en su lugar tiene siete u ocho veces la masa de la Tierra, sería una versión más pequeña de Neptuno. Según los investigadores, al igual que el propio mundo azul del sistema solar, este tipo de gigante de gas carecería de una superficie para la vida y, probablemente, no sería habitable.

       "En ese caso, se acabó el juego" en la búsqueda de vida en este mundo, dijo Guinan.

       El Telescopio Espacial James Webb podría ayudar a resolver el misterio de la naturaleza del planeta al crear una imagen directa del mundo. Este tipo de imágenes de planetas requiere que los mundos estén lo suficientemente lejos de sus estrellas para que la luz de las estrellas pueda ser bloqueada; de lo contrario, el resplandor ahogaría al mundo como un foco ahoga la luz de las velas.

       Una vez más, la tenue naturaleza de la Estrella de Barnard viene al rescate. Si el planeta es un minineptuno, dijo Guinan, el telescopio Webb debería detectar fácilmente el mundo, ya que sería extremadamente brillante.

    Contador

    Lo más leído