27 de enero de 2021
13 de enero de 2021

Hallado el eslabón perdido del proceso que conduce a una edad de hielo

Hallado el eslabón perdido del proceso que conduce a una edad de hielo
El derretimiento de icebergs lejos de las costas de la Antártida se considera un desencadente de las edades de hielo - PIERRE DUTRIEUX/LAMONT-DOHERTY EARTH OBSERVATORY)

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un consorcio internacional de científicos de universidades de todo el mundo afirma haber encontrado el "eslabón perdido" en el proceso que conduce a una edad de hielo en la Tierra.

El derretimiento de los icebergs lejos de la Antártida, resultado de una posición orbital de la Tierra respecto al Sol, es la clave que propicia una serie de reacciones en cadena que sumergen a la Tierra en un período prolongado de temperaturas frías, según los hallazgos, que se publican en Nature.

Se sabe desde hace mucho tiempo que los ciclos de la edad de hielo están marcados por cambios periódicos en la órbita terrestre del sol, que posteriormente cambia la cantidad de radiación solar que llega a la superficie de la Tierra. Sin embargo, hasta ahora ha sido un misterio cómo pequeñas variaciones en la energía solar pueden desencadenar cambios tan dramáticos en el clima de la Tierra.

En su estudio, el equipo propone que cuando la órbita de la Tierra alrededor del Sol es la correcta, los icebergs antárticos comienzan a derretirse cada vez más lejos de la Antártida, desplazando enormes volúmenes de agua dulce desde el Océano Austral hacia el Océano Atlántico.

A medida que el Océano Austral se vuelve más salado y el Atlántico Norte se vuelve más fresco, los patrones de circulación oceánica a gran escala comienzan a cambiar drásticamente, extrayendo CO2 de la atmósfera y reduciendo el llamado efecto invernadero. Esto, a su vez, empuja a la Tierra a condiciones de edad de hielo.

Como parte de su estudio, los científicos utilizaron múltiples técnicas para reconstruir las condiciones climáticas pasadas, que incluyeron la identificación de pequeños fragmentos de roca antártica arrojados al océano abierto al derretir icebergs.

Los fragmentos de roca se obtuvieron de sedimentos recuperados por la Expedición 361 del Programa Internacional de Descubrimiento de los Océanos (IODP), que representan más de 1,6 millones de años de historia y uno de los archivos detallados más largos de icebergs antárticos.

El estudio encontró que estos depósitos, conocidos como escombros de hielo, parecían conducir constantemente a cambios en la circulación oceánica profunda, reconstruidos a partir de la química de pequeños fósiles de aguas profundas llamados foraminíferos.

El equipo también utilizó nuevas simulaciones de modelos climáticos para probar su hipótesis, y encontró que los icebergs podrían mover grandes volúmenes de agua dulce, según un comunicado del Earth Institute de la Universidad de Columbia sobre el estudio.

El autor principal del estudio, Aidan Starr, de la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Medio Ambiente de la Universidad de Cardiff, explica: "Nos sorprendió descubrir que esta relación entre adelanto y retraso estuvo presente durante el inicio de cada era de hielo durante los últimos 1,6 millones de años. Se ha especulado sobre el papel principal del Océano Austral y la Antártida en el clima global, pero verlo tan claramente en la evidencia geológica fue muy emocionante".

El profesor Ian Hall, coautor del estudio y codirector científico de la Expedición IODP, también de la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Medio Ambiente, añade que estos resultados "proporcionan el eslabón perdido de cómo la Antártida y el Océano Austral respondieron a la ritmos del sistema climático asociados con nuestra órbita alrededor del Sol".

Durante los últimos 3 millones de años, la Tierra se ha sumergido regularmente en las condiciones de la edad de hielo, pero en la actualidad se encuentra dentro de un período interglacial donde las temperaturas son más cálidas.

Sin embargo, debido al aumento de las temperaturas globales como resultado de las emisiones antropogénicas de CO2, los investigadores sugieren que el ritmo natural de los ciclos de la edad de hielo puede verse interrumpido ya que el Océano Austral probablemente se calentará demasiado para que los icebergs antárticos viajen lo suficientemente lejos como para desencadenar los cambios en la circulación oceánica necesario para que se desarrolle una edad de hielo.

El profesor Hall cree que los resultados se pueden utilizar para comprender cómo nuestro clima puede responder al cambio climático antropogénico en el futuro.

"Del mismo modo, a medida que observamos un aumento en la pérdida de masa del continente antártico y la actividad de los icebergs en el Océano Austral, como resultado del calentamiento asociado con las emisiones humanas actuales de gases de efecto invernadero, nuestro estudio enfatiza la importancia de comprender las trayectorias de los icebergs y los patrones de derretimiento para desarrollar el predicciones más sólidas de su impacto futuro en la circulación oceánica y el clima", añade.

El profesor Grant Bigg, del Departamento de Geografía de la Universidad de Sheffield, quien contribuyó a las simulaciones del modelo de iceberg, destaca que "el modelado innovador de los icebergs dentro del modelo climático es crucial para identificar y respaldar la hipótesis de los escombros de hielo de los impactos del agua de deshielo de los icebergs antárticos que están liderando el inicio del ciclo glacial".

Contador

Lo más leído