29 de noviembre de 2020
5 de febrero de 2020

Un invierno nuclear también dañaría la vida en los océanos

Un invierno nuclear también dañaría la vida en los océanos
Corales - NOAA FISHERIES/MORGAN WINSTON

   MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un invierno nuclear que enfriase la Tierra podría empeorar el impacto de la acidificación de los océanos en corales, almejas, ostras y otras especies marinas con conchas o esqueletos.

   "Descubrimos que la química del océano cambiaría, con el enfriamiento global disolviendo el carbono atmosférico en el océano superior y exacerbando la amenaza principal de la acidificación del océano", dijo en un comunicado el coautor de una investigación pionera Alan Robock, profesor distinguido en el Departamento de Ciencias Ambientales de la Escuela de Ciencias Ambientales y Biológicas en la Universidad Rutgers-New Brunswick.

   El estudio se publica en la revista Geophysical Research Letters.

   Los científicos observaron cómo los cambios climáticos derivados de la guerra nuclear afectarían los océanos. Utilizaron un modelo climático global en el que el clima reaccionaba al hollín (carbono negro) en el humo que se inyectaría en la atmósfera superior de los incendios provocados por armas nucleares.

   Consideraron una serie de hipotéticas guerras nucleares, incluida una relativamente pequeña entre India y Pakistán y una gran guerra entre Estados Unidos y Rusia.

   El exceso de dióxido de carbono de la quema de combustibles fósiles ingresa al océano y reacciona con el agua para formar ácido carbónico, lo que disminuye el pH del océano (lo hace más ácido) y disminuye los niveles de iones de carbonato. Los corales, almejas, ostras y otros organismos marinos usan iones de carbonato para crear sus conchas y esqueletos, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. Un océano más ácido hace que sea más difícil formar y mantener conchas y esqueletos.

   La gran cantidad de humo de un conflicto nuclear bloquearía la luz solar y provocaría un enfriamiento global. El enfriamiento aumentaría temporalmente el pH en la superficie del océano durante cinco años y disminuiría brevemente la disminución del pH por la acidificación del océano. Pero el enfriamiento también conduciría a niveles más bajos de iones de carbonato durante aproximadamente 10 años, desafiando el mantenimiento de la cáscara en organismos marinos.

   "Hemos sabido por un tiempo que la agricultura en la tierra se vería gravemente afectada por el cambio climático debido a la guerra nuclear", dijo Robock. "Una pregunta persistente es si los sobrevivientes aún podrían obtener comida del mar. Nuestro estudio es el primer paso para responder a esta pregunta".

   El siguiente paso es combinar los cambios proyectados en la química del océano con los cambios proyectados en la temperatura y la salinidad y evaluar sus impactos en los mariscos y las poblaciones de peces en todos los océanos, dijo.