23 de enero de 2021
21 de enero de 2020

Partículas de hongos se dispersan en abundancia por la atmósfera

Partículas de hongos se dispersan en abundancia por la atmósfera
Fragmentos de hongo contribuyen al asma, las alaergìas y la formación de nubes de hielo - MICHAEL LAWLER / UCI

   MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

   En un hallazgo con implicaciones para nuestra comprensión del aire que respiramos, químicos de la UC Irvine han encontrado fragmentos a nanoescala de células fúngicas en la atmósfera.

   Las piezas son extremadamente pequeñas, miden alrededor de 30 nanómetros de diámetro y son mucho más abundantes de lo que se pensaba anteriormente, dicen los investigadores en un estudio publicado esta semana en Science Advances.

   "Es probable que estos fragmentos sean trozos de esporas de hongos que se han reventado después de hincharse con agua", dijo el autor principal Michael Lawler, especialista asistente de proyectos en el Laboratorio de Aerosol Ultrafino, encabezado por el coautor James Smith, profesor de Química de la citada universidad californiana.

   "Fue inesperado identificarlos como fragmentos de hongos. La aparición de grandes cantidades de nanopartículas atmosféricas generalmente se atribuye a reacciones de gases en la atmósfera, que crecen de moléculas en lugar de descomponerse de partículas más grandes".

   Dijo que estos fragmentos de hongos elevados son más fáciles de inhalar profundamente en los pulmones que las células intactas, que pueden tener miles de nanómetros de diámetro. Esto significa que pueden contribuir a reacciones alérgicas relacionadas con hongos y asma entre personas susceptibles.

   El estudio también exploró cómo estas pequeñas migajas de materia biológica podrían ayudar en la creación de nubes de hielo, ya que se ha descubierto que algunas de estas células facilitan la formación de hielo en el cielo.

   "Las células biológicas grandes e intactas son extremadamente raras en la atmósfera, pero hemos identificado nanopartículas fúngicas en concentraciones de órdenes de magnitud más altas, por lo que si algunas o todas estas son buenos núcleos de hielo, podrían desempeñar un papel en la formación de nubes de hielo", dijo Lawler en un comunicado.

   Para realizar estas observaciones, los investigadores introdujeron aire en una entrada que seleccionó el tamaño de las partículas ambientales para que solo pudieran absorber aquellas que miden de 20 a 60 nanómetros de diámetro.

   Las muestras se recogieron en un delgado filamento de platino durante 30 minutos y luego se vaporizaron; los gases resultantes se detectaron utilizando un espectrómetro de masas de alta resolución.