4 de diciembre de 2020
27 de octubre de 2020

Recrean un clima pasado análogo al previsto en siglos venideros

Recrean un clima pasado análogo al previsto en siglos venideros
Área de recogida de sideritas para el estudio en Argentina - JOEP VAN DIJK /ETH ZURICH / FROM VAN DIJK J, ET AL

   MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Minúsculos minerales de siderita en muestras de suelo tomados de antiguos pantanos han permitido reconstruir el clima caluroso y húmedo que prevalecía al final del Paleoceno y en el Eoceno temprano.

   Hace entre 57 y 55 millones de años, la atmósfera estaba esencialmente inundada por el dióxido de carbono del gas de efecto invernadero, con niveles de concentración que alcanzaban de 1.400 a 4.000 ppm. Por lo tanto, no es difícil imaginar que las temperaturas en la Tierra deben haberse parecido a las de una sauna. Hacía calor y humedad, y el hielo de los casquetes polares había desaparecido por completo.

   El clima en esa época proporciona a los investigadores una indicación de cómo podría desarrollarse el clima actual. Mientras que los niveles preindustriales de CO2 atmosférico se situaron en 280 ppm, la medida actual es de 412 ppm. Los científicos del clima creen que las emisiones de CO2 generadas por la actividad humana podrían elevar esta cifra hasta 1.000 ppm para finales de siglo.

   Los minerales de siderita se formaron en un entorno de suelo libre de oxígeno que se desarrolló bajo una densa vegetación en pantanos, que fueron abundantes a lo largo de las costas cálidas y húmedas en el Paleoceno y el Eoceno.

   Para reconstruir las condiciones climáticas desde el ecuador hasta las regiones polares, los investigadores --cuyos resultados se publican en Nature Geoscience-- estudiaron sideritas de 13 sitios diferentes. Todos ellos estaban ubicados en el hemisferio norte, cubriendo todas las latitudes geográficas desde los trópicos hasta el Ártico.

   "Nuestra reconstrucción del clima basada en las muestras de siderita muestra que una atmósfera caliente también viene con altos niveles de humedad", dice en un comunicado el autor principal Joep van Dijk, quien completó su doctorado en el grupo del profesor Stefano Bernasconi de en el Instituto Geológico de ETH Zurich de 2015 a 2018.

23 GRADOS DE MEDIA ANUAL EN SIBERIA

   En consecuencia, hace entre 57 y 55 millones de años, la temperatura media anual del aire en el ecuador donde se encuentra Colombia hoy era de alrededor de 41° Celsius. En el Ártico de Siberia, la temperatura media en verano fue de 23 ° Celsius.

   Usando su "higrómetro" de siderita, los investigadores también demostraron que el contenido de humedad global en la atmósfera, o la humedad específica, era mucho más alta en las eras del Paleoceno y el Eoceno que en la actualidad. Además, el vapor de agua permaneció en el aire durante más tiempo porque la humedad específica aumentó a un ritmo mayor que la evaporación y la precipitación. Sin embargo, el aumento de la humedad específica no fue el mismo en todas partes.

   Dado que tenían acceso a la siderita desde todas las latitudes, los investigadores también pudieron estudiar el patrón espacial de la humedad específica. Descubrieron que los trópicos y las latitudes más altas habrían tenido niveles de humedad muy altos.

   Los investigadores atribuyen este fenómeno al vapor de agua que fue transportado a estas zonas desde los subtrópicos. La humedad específica aumentó menos en los subtrópicos. Mientras que la evaporación aumentó, la precipitación disminuyó. Esto resultó en un nivel más alto de vapor de agua atmosférico, que finalmente alcanzó los polos y el ecuador. Y el vapor atmosférico transportaba calor con él.

CALOR TRANSPORTADO A LATITUDES ALTAS

   Los científicos del clima todavía observan el flujo de vapor de agua y calor de los subtrópicos a los trópicos en la actualidad. "Es probable que el transporte de calor latente haya sido aún mayor durante el Eoceno", dice van Dijk. "Y el aumento en el transporte de calor a latitudes altas bien puede haber conducido a la intensificación del calentamiento en las regiones polares", agrega.

   Estos nuevos hallazgos sugieren que el calentamiento global actual va de la mano con un mayor transporte de humedad y, por extensión, calor en la atmósfera. "El transporte de humedad atmosférica es un proceso clave que refuerza el calentamiento de las regiones polares", explica van Dijk.

   "Aunque el contenido de CO2 en la atmósfera era mucho más alto en ese entonces de lo que es hoy, el aumento de estos valores se produjo durante millones de años", señala. "Las cosas son diferentes hoy. Desde que comenzó la industrialización, los humanos hemos más que duplicado el nivel de CO2 atmosférico en un período de solo 200 años ", explica. En el pasado, los animales y las plantas tenían mucho más tiempo para adaptarse a las cambiantes condiciones climáticas. "Simplemente no pueden seguir el ritmo del rápido desarrollo actual", dice van Dijk.