8 de julio de 2020
5 de junio de 2020

La acumulación de CO2 en la atmósfera ignora la pandemia y aumenta sin cesar

La acumulación de CO2 en la atmósfera ignora la pandemia y aumenta sin cesar
Puesta de sol en el Observatorio de Mauna Loa - LTCDR ERIC JOHNSON, NOAA CORPS.

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

El CO2 atmosférico medido en el referente global del Observatorio Mauna Loa (Hawai) alcanzó un pico estacional de 417,1 partes por millón para 2020 en mayo, la lectura mensual más alta jamás registrada, informan científicos de la NOAA y el Instituto de Oceanografía Scripps.

El valor pico de este año fue 2,4 partes por millón (ppm) más alto que el pico 2019 de 414,7 ppm registrado en mayo de 2019. Los científicos de NOAA informaron un promedio de mayo de 417,1 ppm. Los científicos de Scripps informaron un promedio de mayo de 417,2 ppm. Los valores mensuales de dióxido de carbono (CO2) en Mauna Loa rompieron por primera vez el umbral de 400 ppm en 2014, y ahora están en niveles no experimentados por la atmósfera en varios millones de años.

"El progreso en la reducción de emisiones no es visible en el registro de CO2", dijo Pieter Tans, científico principal del Laboratorio de Monitoreo Global de NOAA. "Continuamos comprometiendo a nuestro planeta, durante siglos o más, con más calentamiento global, aumento del nivel del mar y eventos climáticos extremos cada año". Si los humanos dejaran de emitir CO2 repentinamente, nuestras emisiones de CO2 tardarían miles de años en absorberse en el océano profundo y el CO2 atmosférico para volver a los niveles preindustriales.

La tasa de aumento durante 2020 no parece reflejar una reducción en las emisiones de contaminación debido a la fuerte desaceleración económica mundial en respuesta a la pandemia de coronavirus. La razón es que la caída de las emisiones debería ser lo suficientemente grande como para destacarse de la variabilidad natural del CO2, causada por la forma en que las plantas y los suelos responden a las variaciones estacionales y anuales de temperatura, humedad, humedad del suelo, etc. Estas variaciones naturales son grandes, y hasta ahora las reducciones de emisiones asociadas con COVID19 no se destacan. Si las reducciones de emisiones del 20 al 30 por ciento se mantuvieran durante seis a 12 meses, entonces la tasa de aumento de CO2 medida en Mauna Loa se reduciría.

"La gente puede sorprenderse al escuchar que la respuesta al brote de coronavirus no ha hecho más para influir en los niveles de CO2", dijo el geoquímico Ralph Keeling, que dirige el programa de Oceanografía Scripps en Mauna Loa. "Pero la acumulación de CO2 es un poco como la basura en un vertedero. A medida que seguimos emitiendo, se sigue acumulando. La crisis ha ralentizado las emisiones, pero no lo suficiente como para aparecer perceptiblemente en Mauna Loa. Lo que importará mucho más es la trayectoria que tomamos al salir de esta situación".

A pesar de que las plantas terrestres y el océano global absorben una cantidad de CO2 equivalente a aproximadamente la mitad de los 40.000 millones de toneladas de contaminación de CO2 emitidas por los humanos cada año, la tasa de aumento de CO2 en la atmósfera se ha acelerado constantemente. En la década de 1960, el crecimiento anual promedió alrededor de 0,8 ppm por año. Se duplicó a 1,6 ppm por año en la década de 1980 y se mantuvo estable a 1,5 ppm por año en la década de 1990. La tasa de crecimiento promedio nuevamente aumentó a 2,0 ppm por año en la década de 2000, y aumentó a 2,4 ppm por año durante la última década. "Hay pruebas abundantes y concluyentes de que la aceleración es causada por el aumento de las emisiones", dijo Tans en un comunicado.

Charles David Keeling de Scripps Oceanography, ubicado en la Universidad de California en San Diego, comenzó las mediciones de CO2 in situ en un edificio meteorológico de la NOAA en Mauna Loa en 1958, iniciando lo que se ha convertido en el registro ininterrumpido más largo de mediciones de CO2 en el mundo. Las mediciones de NOAA comenzaron en 1974, y las dos instituciones de investigación han realizado mediciones complementarias e independientes desde entonces.

El observatorio Mauna Loa es un lugar de muestreo de referencia para el CO2. Encaramado en un volcán árido en el medio del Océano Pacífico, el observatorio está idealmente ubicado para tomar muestras de aire bien mezclado, sin la influencia de fuentes locales de contaminación o vegetación, que representa el fondo global para el hemisferio norte. Los datos de Mauna Loa, junto con las mediciones de las estaciones de muestreo de todo el mundo, se incorporan a la Red Global de Referencia de Gases de Efecto Invernadero de NOAA, un conjunto de datos de investigación fundamental para científicos climáticos internacionales.

Keeling fue el primero en observar que, a pesar de que los niveles de CO2 aumentaron constantemente de año en año, las mediciones también mostraron una fluctuación estacional que alcanzó su punto máximo en mayo, justo antes de que las plantas en el hemisferio norte comenzaran a eliminar grandes cantidades de CO2 de la atmósfera durante su temporada de crecimiento. En el norte del otoño, invierno y principios de la primavera, las plantas y los suelos emiten CO2, lo que hace que los niveles aumenten hasta mayo. El aumento continuo de CO2 y el ciclo estacional son las características principales de lo que se conoce como la curva de Keeling.

Las mediciones de CO2 de las dos instituciones de investigación a menudo varían en un pequeño grado. "Utilizamos instrumentación independiente, gases de calibración y algoritmos para calcular el promedio, por lo que se esperan pequeñas diferencias", dijo Keeling.

"La física bien entendida nos dice que los niveles crecientes de gases de efecto invernadero están calentando la superficie de la Tierra, derritiendo el hielo y acelerando el aumento del nivel del mar", dijo Tans. "Si no detenemos el aumento de los gases de efecto invernadero, especialmente el CO2, grandes regiones del planeta se volverán inhabitables", adviritó.