30 de mayo de 2020
7 de abril de 2020

Un cambio en el clima adelanta dos siglos la fecha de colonización del Pacífico sur

Un cambio en el clima adelanta dos siglos la fecha de colonización del Pacífico sur
Lago de la isla Atiu donde se encontró evidencia de la llegada de los humanos - UNIVERSITY OF SOUTHAMPTON

MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los primeros pobladores llegaron a la Polinesia Oriental unos 200 años antes de lo que se pensaba hasta ahora, un logro notable en la expansíon humana por tratarse de un puñado de distantes archipiélagos, según una nueva investigación que vincula este adelanto a un cambio importante en el clima de la región que obligó a la búsqueda de nuevas tierras.

Según publican en la revista 'PNAS' científicos liderados por la Universidad de Southampton, alrededor del año 900 de nuestra era, esta zona del Pacífico sur sufrió un periodo de sequía coincidiendo con la llegada de personas a la pequeña isla de Atiu, en el grupo sur de las Islas Cook.

"Los antepasados de los polinesios, el pueblo lapita, emigraron al este hacia el Océano Pacífico hasta Fiji, Tonga y Samoa, llegando a ellos hace unos 2.800 años. Pero durante casi 1.500 años los humanos no pudieron migrar más allá en el Pacífico", explica el investigador principal, el profesor David Sear, de la Universidad de Southampton.

"Nuestra investigación nos da una escala de tiempo mucho más precisa de cuándo las personas llegaron por primera vez a la región y ayuda a responder algunas preguntas clave sobre por qué hicieron su peligroso viaje hacia el este", asegura en un comunicado, informa Eureka Alert.

Un equipo de geógrafos, arqueólogos y geoquímicos del Reino Unido, Nueva Zelanda y Estados Unidos trabajó con la gente de Atiu para recolectar muestras de núcleo de lodo del lago, registrando más de 6.000 años de historia.

De vuelta en los laboratorios del Reino Unido y los Estados Unidos, las muestras de lodo se sometieron a distintos análisis que incluyeron nuevas técnicas para reconstruir la precipitación y detectar la presencia de heces de mamíferos.

Además de los murciélagos frugívoros, las Islas Cook del Sur nunca tuvieron poblaciones de mamíferos antes de que los humanos se establecieran allí, por lo que cuando los investigadores encontraron evidencia de heces de mamíferos junto con otra evidencia de perturbación y quema del paisaje, fue una clara señal de la llegada de personas. En 100 años, los primeros pobladores, muy probablemente de Tonga o Samoa, cambiaron el paisaje quemando bosques nativos para dar paso a los cultivos.

El equipo, que incluye estudiantes de pregrado y posgrado de las universidades de Southampton y Washington, así como científicos de las universidades de Newcastle, Liverpool y Auckland, también examinó los sedimentos de los lagos de Samoa y Vanuatu.

Utilizando estos datos, encontraron evidencia de un cambio climático importante que coincidió con la hora de llegada recién establecida de los colonos.

Los datos revelaron un cambio importante en el clima de la región del Pacífico Sur con las principales bandas de lluvia que llevan agua a los archipiélagos de Vanuatu, Samoa, Tonga y Fiji migrando hacia el norte. El resultado fue el período más seco de los últimos 2.000 años.

Esto llevó a los investigadores a concluir que, junto con las crecientes poblaciones, el estrés hídrico impulsó las decisiones de realizar viajes peligrosos, ayudado por los cambios en los vientos que permitieron navegar hacia el este.

Poco después de la llegada de personas a Atiu, el clima cambió nuevamente. La lluvia regresó al Pacífico oriental, apoyando un rápido asentamiento de las islas restantes de Polinesia.

"Hoy, el cambio climático está presionando nuevamente a las comunidades isleñas del Pacífico, solo que esta vez la opción de emigrar no es tan simple. Dentro de los dos siglos posteriores a la llegada, esos primeros pobladores cambiaron el paisaje y la ecología, pero pudieron hacer un hogar --explica el profesor Sear--. Los isleños del Pacífico ahora viven con ecologías modificadas, límites nacionales permanentes e islas ya ocupadas por personas. La capacidad de migrar en respuesta al cambio climático ya no es la opción que alguna vez fue".