23 de octubre de 2020
20 de enero de 2020

Fuegos controlados para prevenir los incendios forestales

Fuegos controlados para prevenir los incendios forestales
Quema controlada - US FOREST SERVICE

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

Científicos de Stanford proponen prevenir los grandes incendios forestales, como los que asolan Australia, provocando incendios controlados que limpien los combustibles del suelo.

"Necesitamos una expansión colosal de los tratamientos del combustible", apunta la autora principal del estudio Rebecca Miller, estudiante de doctorado en el Programa Interdisciplinario Emmett en Medio Ambiente y Recursos dentro de la Escuela de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de Stanford.

"Estas quemas controladas son efectivas y seguras --asegura el coautor del estudio Chris Field, director del Instituto para el Medio Ambiente de Stanford Woods y profesor para Estudios Ambientales Interdisciplinarios--. California necesita eliminar los obstáculos para su uso para que podamos evitar incendios forestales más devastadores".

Años de extinción de incendios en California han llevado a acumulaciones masivas de madera y combustibles vegetales en los bosques. Las condiciones más cálidas y secas han exacerbado la situación. Los fuegos controlados, en combinación con el aclaramiento de la vegetación que permite que el fuego trepe a la copa de los árboles, han demostrado ser eficaces para reducir los riesgos de incendios forestales.

Raramente escapan de sus límites establecidos y tienen beneficios ecológicos que imitan los efectos de los incendios naturales, como la reducción de la propagación de enfermedades e insectos y el aumento de la diversidad de especies, según los autores, que publican su estudio en 'Nature Sustainability'.

Para reducir significativamente el número de incendios forestales, California necesita tratamientos con combustibles, ya sean incendios programados o clarear la vegetación, en aproximadamente 80.000 kilómetros cuadrados o casi el 20 por ciento de la superficie del estado, según explican los investigadores en un comunicado.

Si bien las peticiones de quemas controladas en California han aumentado (los acres privados, estatales y federales planificados para el enfoque se duplicaron entre 2013 y 2018), hasta la mitad de esa superficie no se quemó debido a preocupaciones sobre riesgos como el humo resultante, regulaciones desactualizadas y recursos limitados.

Para comprender mejor estas barreras, los investigadores entrevistaron a empleados del gobierno federal y estatal, personal legislativo estatal y representantes sin fines de lucro involucrados en el manejo de incendios forestales, así como a académicos que estudian el campo. También analizaron las políticas legislativas y analizaron los datos de quema prescritos para identificar barreras y, en última instancia, proponer soluciones.

Casi todos los investigadores entrevistados describieron una cultura de aversión al riesgo a la sombra de las leyes de responsabilidad que colocan la responsabilidad financiera y legal por cualquier quema controlada que se escape de los autores.

Los propietarios privados explicaron cómo los temores de bancarrota los influyeron para evitar quemarse en sus propiedades. Los empleados de la agencia federal apuntaron a la ausencia de agradecimientos o recompensas por realizar quemas controladas pero castigo por cualquier incendio que se escape. Los empleados federales y estatales afirmaron que la opinión pública negativa (miedo a que los incendios escapen a las áreas desarrolladas y que el humo dañe la salud) sigue siendo un desafío.

Las finanzas limitadas, las regulaciones complejas y la falta de personal calificado también son un obstáculo.

California ha tomado algunas medidas significativas para facilitar la quema controlada. La legislación reciente hace que los propietarios privados que se inscriban en un programa de certificación y capacitación o tomen las precauciones apropiadas antes de quemar están exentos de responsabilidad financiera por los fuegos programados que se descontrolen. Y los nuevos programas de educación pública están mejorando la opinión pública sobre la práctica.

"A medida que se intensifican los catastróficos impactos climáticos, las sociedades necesitan cada vez más innovar para mantener a las personas seguras", apunta la coautora del estudio Katharine Mach, ahora profesora asociada de la Universidad de Miami--. Gran parte de esta innovación es conceptualmente simple: asegurarse de que se pueda implementar la cartera completa de respuestas, quemas controladas y más allá".