16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • 12 de julio de 2019

    Más de 100 grandes fuegos forestales desde junio en latitudes árticas

    Más de 100 grandes fuegos forestales desde junio en latitudes árticas
    Incendio en el ártico canadiensePXHERE

       MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

       Más de 100 incendios forestales de gran intensidad y larga duración se han registrado desde principios de junio en latitudes que rebasan el círculo polar ártico, debido a las olas de calor.

       Solo en el mes de junio, estos incendios emitieron 50 megatoneladas de dióxido de carbono en la atmósfera, lo que equivale a las emisiones anuales totales de Suecia, según datos del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera del programa Copernicus (CAMS).

       Además, esta cifra es superior a la suma de las emisiones desprendidas por incendios árticos en los meses de junio del período 2010-2018.

       Según Mark Parrington, científico principal del CAMS y experto en incendios forestales, aunque los incendios son habituales en el hemisferio norte entre mayo y octubre, la latitud y la intensidad de estos incendios, así como la cantidad de tiempo durante la que han estado ardiendo, han sido especialmente atípicas este año, informa la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en un comunicado.

       Los incendios árticos han sido más graves en Alaska y en Siberia, donde todavía siguen en activo. Algunos han alcanzado dimensiones equivalentes a las de 100.000 campos de fútbol o a las de toda Lanzarote. En Alberta (Canadá), se estima que uno de los incendios ha alcanzado un tamaño superior al de 300.000 campos de fútbol. Solo en Alaska, el CAMS ha registrado este año casi 400 incendios forestales y nuevos incendios todos los días.

    TEMPERATURAS DE 32 GRADOS EN ALASKA

       La temperatura media en junio en las zonas de Siberia que se están viendo azotadas por los incendios forestales fue 10 °C más alta que la media del período 1981-2010. El día 4 de julio se registraron nuevos récords de temperatura en Alaska, donde se alcanzaron 90 °F (32 °C).

       El calor propició que se desencadenasen en el estado numerosos incendios, entre los que destacan los que se produjeron a lo largo del río Yukón y del círculo polar ártico. En el Canadá, los descomunales incendios forestales que estallaron cerca de Ontario están produciendo grandes cantidades de partículas en suspensión, lo que afecta a la calidad del aire. La ola de calor de finales de junio en Europa también provocó incendios forestales en varios países, incluidos Alemania, Grecia y España.

       Según los datos del Sistema Mundial de Asimilación de Datos sobre Incendios (GFAS) del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera del programa Copernicus (CAMS), los incendios que han azotado Siberia recientemente son un fenómeno "sin precedentes" en el mes de junio en los últimos 17 años.

       El inmaculado medioambiente ártico, que es particularmente sensible y frágil, experimenta un calentamiento más rápido que la mayoría de las regiones. Pueden depositarse partículas de humo sobre la nieve y el hielo, que absorben la luz solar que, en otras circunstancias, se reflejaría. Como resultado, se acelera el calentamiento en la región ártica. Los incendios en esa región también incrementan el riesgo de un mayor deshielo del permafrost, lo que libera metano, otro gas de efecto invernadero.

       Ante los riesgos, la OMM ha puesto en marcha un sistema de avisos y asesoramiento para incendios de vegetación y contaminación por humo para desarrollar, implementar y armonizar las predicciones de incendios en todo el mundo, brindando un panorama más claro de los incendios y los impactos y peligros relacionados a escala mundial.