14 de agosto de 2020
24 de abril de 2020

El microplástico alcanza ya núcleos de hielo de la Antártida

El microplástico alcanza ya núcleos de hielo de la Antártida
Trazas de microplástico identificadas por primera vez en un núcleo de hielo antártico - IMAS

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La contaminación microplástica ha sido identificada en el hielo marino antártico por un equipo de investigación dirigido por IMAS (Institute for Marine & Antarctic Studies), incluidos investigadores de la División Antártica Australiana.

Publicado en la revista Marine Pollution Bulletin, el nuevo estudio analizó un núcleo de hielo recolectado en la Antártida Oriental en 2009 e identificó 96 partículas microplásticas de 14 tipos diferentes de polímeros.

La estudiante y autora principal de IMAS, Anna Kelly dijo que la contaminación plástica se había registrado previamente en las aguas superficiales antárticas y los sedimentos, así como en el hielo marino del Ártico, pero se cree que esta es la primera vez que se encuentra plástico en hielo marino antártico.

"La lejanía del Océano Austral no ha sido suficiente para protegerlo de la contaminación plástica, que ahora está presente en todos los océanos del mundo", dijo Kelly en un comunicado. "Al formarse a partir del agua de mar, alrededor del 80 por ciento del hielo marino antártico se derrite y reforma cada año, brindando oportunidades estacionales para que los microplásticos en la superficie del mar queden atrapados en el hielo".

El núcleo de hielo que analizaron era de hielo marino costero rápido en la costa y promedió casi 12 partículas de microplástico por litro. "Si bien esta concentración es menor que la encontrada en algunas muestras de hielo marino del Ártico, los 14 tipos de polímeros diferentes que identificamos son solo un poco menos que los 17 encontrados en los estudios del Ártico. Los polímeros microplásticos en nuestro núcleo de hielo eran más grandes que los del Ártico, lo que puede indicar fuentes locales de contaminación porque el plástico tiene menos tiempo para descomponerse en fibras más pequeñas que si se transportan largas distancias en las corrientes oceánicas", comentó la experta.

"Las fuentes locales podrían incluir ropa y equipos utilizados por turistas e investigadores, mientras que el hecho de que también identificamos fibras de barniz y plásticos comúnmente utilizados en la industria pesquera sugiere una fuente marítima", dijo.

Kelly dijo que los hallazgos del estudio indican que el hielo marino tiene el potencial de ser un reservorio significativo de contaminación microplástica en el Océano Austral.

"En lugar de hundirse en el océano profundo, el atrapamiento de microplásticos en el hielo marino antártico les permite persistir por más tiempo cerca de la superficie del mar. Esto los haría más disponibles para el consumo de organismos marinos como el krill, una especie clave en los ecosistemas del Océano Austral y, en consecuencia, depredadores marinos más altos en la cadena alimentaria.

"Vale la pena señalar que la contaminación plástica del hielo marino antártico occidental puede ser incluso mayor que en nuestro núcleo de hielo del este, ya que la Península Antártica alberga la mayor parte del turismo, las estaciones de investigación y el tráfico marítimo del continente", dijo Kelly.

Para leer más