31 de mayo de 2020
8 de abril de 2020

Los ríos están propiciando más algas en el océano ártico

Los ríos están propiciando más algas en el océano ártico
Cauce del río Yukón en una imagen de 1941 - USGS

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

La escorrentía de agua dulce de los ríos y los sedimentos de la plataforma continental está llevando cantidades significativas de carbono y oligoelementos a partes del Océano Ártico a través de la deriva transpolar, una de las principales corrientes superficiales que mueve agua desde Siberia a través del Polo Norte hasta el Océano Atlántico Norte.

En 2015, los oceanógrafos de la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI) , que realizaron investigaciones en el Océano Ártico como parte del programa GEOTRACES Internacional, encontraron concentraciones mucho más altas de oligoelementos en las aguas superficiales cerca del Polo Norte que en las regiones a ambos lados de la corriente. Sus resultados se publican ahora en el 'Journal of Geophysical Research-Oceans'.

"Muchos oligoelementos importantes que entran en el océano desde los ríos y los sedimentos de la plataforma se eliminan rápidamente de la columna de agua --explica el químico marino de la OMSI Matthew Charette, autor principal del estudio--. Pero en el Ártico están atrapados con abundante materia orgánica de los ríos, lo que permite que la mezcla sea transportada al Ártico central, a más de 1.000 kilómetros de su fuente".

Los oligoelementos, como el hierro, forman elementos esenciales para la vida oceánica. A medida que el Ártico se calienta y las grandes franjas del océano se vuelven libres de hielo durante períodos más largos, las algas marinas se vuelven más productivas.

Una mayor abundancia de oligoelementos provenientes de ríos y sedimentos de plataforma puede conducir a aumentos en los nutrientes que llegan al Océano Ártico central, lo que alimenta aún más la producción de algas.

"Es difícil decir exactamente qué cambios podría traer esto -- dice Charette-- pero sabemos que la estructura de los ecosistemas marinos está determinada por la disponibilidad de nutrientes".

Los nutrientes alimentan el crecimiento del fitoplancton, un alga microscópica que forma la base de la red alimentaria marina. En términos generales, más fitoplancton trae más zooplancton: peces pequeños y crustáceos, que luego pueden ser comidos por los principales depredadores oceánicos como focas y ballenas.

Se espera que las concentraciones más altas de oligoelementos y nutrientes previamente encerrados en suelos congelados (permafrost) aumenten a medida que más escorrentía fluvial llegue al Ártico, que se está calentando a un ritmo mucho más rápido que la mayoría en cualquier otro lugar de la Tierra.

Si bien un aumento en los nutrientes puede aumentar la productividad marina del Ártico, Charette advierte de que la pérdida continua de hielo marino exacerbará aún más el calentamiento climático, lo que afectará a los ecosistemas en general.

"El Ártico juega un papel importante en la regulación del clima de la Tierra, con la cubierta de hielo que refleja la luz solar de vuelta al espacio, ayudando a mitigar el aumento de las temperaturas globales debido a las emisiones de gases de efecto invernadero --agrega--. Una vez que el hielo se haya ido, el Océano Ártico absorberá más calor de la atmósfera, lo que solo empeorará nuestra situación climática".

Para leer más