3 de diciembre de 2020
28 de octubre de 2020

La última reversión magnética de la Tierra se prolongó 20.000 años

La última reversión magnética de la Tierra se prolongó 20.000 años
Reversión geomagnética - NASA

   MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El último evento de reversión de los polos magnéticos de la Tierra, acaecido hace unos 773.000 años, tardó en completarse al menos 20.000 años, afirman científicos japoneses.

   Los campos magnéticos de la Tierra suelen cambiar cada 200 a 300 milenios. Sin embargo, el planeta se ha mantenido estable durante más del doble de tiempo, y la última inversión magnética ocurrió hace unos 773.000 años.

   Un equipo de investigadores del National Institute of Polar Research (NIPR) en Japón ahora tiene una mejor comprensión de los eventos geofísicos que condujeron al cambio y cómo ha respondido la Tierra desde entonces. Publicaron sus resultados en Progress in Earth and Planetary Science.

   Llamada así por los geofísicos que descubrieron reversiones geomagnéticas pasadas, la reversión geomagnética Matuyama-Brunhes es uno de los eventos paleomagnéticos más estudiados, según el autor del artículo Yuki Haneda. Tales inversiones intercambian los polos magnéticos del planeta, lo que podría tener implicaciones para la vida vegetal y animal. Tal extrapolación a la vida, incluidos los humanos y nuestros antepasados, depende de la duración del cambio magnético.

   Estudios anteriores de otros investigadores examinaron muestras tomadas de flujos de lava, que ofrecen una buena instantánea de momentos en la historia geofísica, según Haneda.

   "Sin embargo, las secuencias de lava no pueden proporcionar registros paleomagnéticos continuos debido a la naturaleza de las erupciones esporádicas", dijo Haneda en un comunicado.

   Una serie de estudios basados en Italia sugirió que la inversión magnética tuvo lugar en un solo siglo, un parpadeo en la escala de cientos de miles de milenios.

   "En este estudio, recolectamos nuevas muestras y realizamos análisis paleo y magnéticos de rocas de muestras de la sección compuesta de Chiba, una sucesión marina continua y expandida en el centro de Japón, para reconstruir la secuencia completa de la inversión geomagnética Matuyama-Brunhes", Dijo Haneda. Se considera que la sección compuesta de Chiba contiene el registro sedimentario marino más detallado de la inversión geomagnética Matuyama-Brunhes, según Haneda, y sirve como estándar internacional para el límite inferior de las subseries del Pleistoceno medio y la etapa de Chibanian, cuando el Homo sapiens emergió como una especie.

   Los investigadores encontraron que el campo geomagnético se volvió inestable al menos 10.000 años antes del cambio de dirección magnética hace 773.000 años, y el proceso de inversión completo tomó al menos 20.000 años.

   "Nuestros datos son uno de los registros paleomagnéticos más detallados durante la inversión geomagnética de Matuyama-Brunhes, que ofrece una visión profunda del mecanismo de la inversión geomagnética", dijo Haneda.

   A continuación, los investigadores investigarán cómo la inversión geomagnética influyó en el plancton y las plantas, utilizando microfósiles marinos y datos de polen encontrados en sus muestras.