14 de julio de 2020
11 de julio de 2006

El 20% de los 300.000 pacientes con artritis reumatoide son resistentes a todo tipo de terapias

El 20% de los 300.000 pacientes con artritis reumatoide son resistentes a todo tipo de terapias

SEVILLA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 20 por ciento de los 300.000 españoles que padecen artritis reumatoide son resistentes a todo tipo de terapias, incluso con el uso de inmunosupresores, agentes biológicos anti-TNF, tratamientos combinados o trasplante de médula ósea, según apuntó la jefa del Servicio de Reumatología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Alicia García.

En una entrevista concedida a Europa Press, dicha especialista explicó que este tipo de pacientes están sometidos a un seguimiento "muy estrecho" de esta patología crónica "altamente invalidante desde sus comienzos", ya que, según aclaró, "requieren de ingresos, prótesis y cirugía".

Con todo, subrayó que a este tipo de pacientes "siempre se les suele suministrar opiáceos débiles" --analgésicos-- al objeto de "paliar ese dolor crónico", destacó. Además, apuntó al futuro "muy esperanzador" que abren las nuevas terapias génicas, toda vez que recalcó que "en los últimos seis años los tratamientos y cirugía para combatir esta enfermedad han experimentado un cambio radical en cuanto a la mejora del paciente".

Al hilo de ello, recordó que en el 2000 el Hospital Virgen del Rocío fue el primero en España en realizar un trasplante de médula ósea a un paciente con artritis reumatoide --una intervención que esta especialista dirigió personalmente--, una operación "gracias a la cual el paciente mejoró su estado considerablemente", afirmó.

En cuanto a su incidencia, indicó que cada años se detectan 20.000 nuevos casos, por lo que destacó la necesidad de tratar precozmente esta patología durante los dos primeros años de su comienzo, "ya que los tratamientos serán más eficaces y podremos lograr que los síntomas prácticamente se normalicen, pudiendo hacer esta persona una vida casi normal".

Respecto al perfil tipo del paciente con artritis reumatoide, indicó que este suele corresponder con el de una mujer de entre 40 y 50 años, si bien puntualizó que esta patología "puede manifestarse a cualquier edad". "Casi todas las enfermedades autoinmunes, y en general las reumáticas, atacan más a las mujeres que a los hombres y sobre este hecho sólo tenemos algunos estudios hormonales", añadió.

POSIBLES CAUSAS DE LA ENFERMEDAD

En lo que a sus posibles causas se refiere, reconoció que los expertos "aún no han dado con el origen exacto", aunque señaló que en la artritis reumatoide "pueden intervenir factores genéticos y hormonales".

"Todavía no tenemos 'la bola de cristal' que prediga qué pacientes sufrirán la enfermedad o cuáles la padecerán de forma leve o grave", lamentó Alicia García, quien incidió en que la artritis reumatoide "es como una gran puzzle en el que tampoco sabemos, por ejemplo, el por qué un paciente lleva bien un día la enfermedad y al otro se le inflaman varias articulaciones".

"Sabemos que ni la alimentación, ni el clima, ni el tipo de trabajo intervienen en la aparición de esta patología crónica", aclaró a Europa Press esta experta, quien, por contra, reseñó que "lo que sí sabemos es que hay más probabilidades de que una persona la padezca en función de la edad, el sexo --afecta más a mujeres-- y las que tienen el gen DR4".

En cuanto al clima, manifestó que, "a diferencia de lo que se piensa comúnmente, los climas fríos y húmedos no provocan más casos de artritis, sino que el dolor lo percibe el paciente de forma más intensa". Paradójicamente, reconoció que "tiene que existir algún factor ambiental que intervenga en el proceso de la artritis".

TRATAMIENTOS

En lo que al arsenal terapéutico se refiere, Alicia García citó los inmunosupresores 'Methotrexate' asociados con corticoides y antiinflamatorios no esteroideos. Si estos fármacos no resultan eficaces, detalló que se recurren a las terapias combinadas e, inclusive a los agentes biológicos anti TNF, "unos compuestos que aparecieron en 1999 y que se utilizan cuando el paciente está en una fase severa de su artritis reumatoide".

"Estos tratamientos también los podemos combinar con la cirugía y la rehabilitación", recalcó esta experta, quien se refirió al uso de otros fármacos nuevos "que actúan contra determinados linfocitos y que se suministran de forma compasiva al paciente, por lo que tenemos que solicitarlos previamente al Ministerio de Sanidad", continuó.