7 de julio de 2020
1 de marzo de 2006

El 20% de la población española tiene hernia discal sin síntomas aparentes, según estudio

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 20 % de la población española tiene una hernia discal sin síntomas aparentes debido a que, normalmente, los episodios de lumbalgias comunes presentan una evolución favorable en las primeras semanas, y con ello la desaparición de gran parte de la sintomatología, lo que hace la mayoría de los pacientes no busque un tratamiento. Así lo revela un informe elaborado por el Servicio de Fisioterapia de la Clínica Armstrong Internacional de Madrid.

Sin embargo, este estudio ha demostrado que el 50% de las personas que sufren dolores de espalda desarrollan después una hernia de disco, lo que revela la importancia de asistir al médico para determinar cuál es la terapia oportuna, señala Horacio Bobalilla, jefe del mencionado servicio: "Las lumbalgias mal curadas o ni siquiera tratadas producen generalmente complicaciones serias, lo que en términos médicos se conoce como lumborradiculalgias, o sea ciáticas por o con hernia de disco"

El profesional reveló que pese a que un 95% de los casos de lumbalgia se resuelven favorablemente sin necesidad de recurrir a cirugía, la falta de diagnóstico y de seguimiento profesional del problema ocasiona episodios recurrentes dolorosos en un porcentaje alto de los pacientes: entre un 30 y un 50 % de los afectados sufre una recaída al año siguiente y la repetición de estos episodios puede afectar a más del 90% de los pacientes a lo largo de su vida.

IMPORTANTES PERDIDAS LABORALES

Bobadilla destacó las pérdidas que supone en términos laborales la presencia, muy recurrente, de lumbalgias en los trabajadores, sobre todo en aquellos sometidos a mayor esfuerzo: "Las dolencias de columna vertebral representan el 20% de las bajas laborales temporales y son responsables del 50% de las jubilaciones anticipadas".

El profesional destacó además que, de acuerdo al estudio, los problemas de lumbalgia producen la pérdida de unas 20.000 horas de trabajo anuales y generan más de 113.000 bajas por lumbalgias originadas por accidentes de trabajo, lo que revela que se trata de un trastorno creciente en las sociedades industrializadas.

TRATAMIENTO DE TRACCIÓN ANTES QUE CIRUGÍA

Para Bobadilla, "es importante agotar todas las posibilidades terapéuuticas durante, al menos, 2 o 3 meses antes de decidir la intervención quirúrgica" ya que, según manifestó, un 95% de las lumborradiculalgias de origen discal evolucionan hacia la curación sin necesidad de cirugía.

El especialista recomienda el tratamiento de tracciones vertebrales, elongaciones o estiramientos que consiste en la aplicación de dos fuerzas de sentido opuesto, siguiendo el eje mayor de la columna vertebral o una dirección parecida. Esta terapia está destinada a reducir una lesión traumática, modificar curvas de la columna o reducir síntomas o dolores frecuentes de la columna, como las lumborradiculagias por hernia discal.

Este tratamiento, sumado a diversas técnicas de reeducación postural global, masoterapia, ondas cortas y electroterapia, permite obtener resultados positivos en el 70 a 90% de los casos, según subrayó Bobadillo.