14 de julio de 2020
6 de diciembre de 2006

El 36% de las prescripciones de antibióticos en Primaria son inapropiadas

El 36% de las prescripciones de antibióticos en Primaria son inapropiadas

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El 36,5 por ciento de las prescripciones de antibióticos en Atención Primaria son inapropiadas y cuando son adecuadas, la mayoría de las veces se recetan sin interrogatorio sobre antecedentes personales. Además, en un 18,8 por ciento de los casos no se dan instrucciones al paciente sobre su uso, en más de un 30 por ciento no se indica la dosis o es incorrecta, y en más del 70 por ciento de los casos la duración del tratamiento es errónea.

Así lo pone de manifiesto un informe del Consejo General de Colegios Farmacéuticos presentado durante las Jornadas de Uso Racional de Antibióticas, celebradas en Madrid con la colaboración del Ministerio de Sanidad y Consumo.

En concreto, el documento advierte de que en las urgencias hospitalarias se detecta una utilización inadecuada de los antibióticos por encima del 30 por ciento. En general, se estima que la mitad de las prescripciones de antibióticos podría cuestionarse. Según el CGCOF, cerca del 50 por ciento de los antibióticos se utilizan en infecciones de vías respiratorias superiores de origen vírico "en las que no son eficaces".

El informe revela además que el incumplimiento del tratamiento es superior al 50 por ciento. El 26,4 por ciento de los pacientes piensa que sólo debe continuar el tratamiento con antibióticos mientras tiene síntomas, y ésta es la principal causa de abandono.

ANTIBIÓTICOS EN EL BOTIQUÍN CASERO

Los antibacterianos son el tercer grupo terapéutico, por detrás de analgésicos y antigripales, que más se consumen en España sin consultar al médico. El 49 por ciento de los pacientes utiliza antibióticos en autoprescripción, "mayoritariamente a partir de envases utilizados anteriormente, sobrantes de otros tratamientos". De hecho, en el 42 por ciento de los hogares españoles existe al menos un envase de antibióticos, ocupando el segundo lugar tras analgésicos/antipiréticos en el botiquín.

En cuanto a la solicitud directa en la oficina de farmacia, el CGCOF señala que "el paciente suele utilizar recetas anteriores o papeles con el nombre comercial escrito o presenta el envase anterior, con el fin de ejercer presión sobre el farmacéutico, que puede sentirse en la obligación de dispensarlo". Añade que, ante la negativa, el paciente acude a la consulta del médico "únicamente para solicitar la receta, para él mismo o incluso para terceros". Esta forma de prescripción 'inducida' representa el 7 por ciento de las recetas antibióticas prescritas por el médico en atención primaria.

Según este documento, la tasa de adquisición de antibióticos sin receta en España es del 32 por ciento, sobre todo para infecciones respiratorias y bucales. En dos de cada tres casos en que un paciente adquiere un antibiótico sin prescripción, es una penicilina de amplio espectro. La automedicación es más frecuente entre en pacientes de 30 a 39 años y ligeramente superior en hombres. La indicación más frecuente es la faringoamigdalitis.

EN RELACIÓN A EUROPA

Según un estudio realizado en 32 países de Europa para evaluar el consumo de antimicrobianos en centros de Atención Primaria, el índice más elevado de consumo se produce en Francia, y el menor en Holanda. España, al igual que otros países del sur del continente, presenta un elevado índice de dosis diarias. En cuanto a la automedicación, es superior en el este y sur de Europa y las principales causas son los síntomas relacionados con la garganta.

En cuanto a la aparición de resistencias, el informe señala que España es uno de los países del mundo con mayor consumo y con mayores tasas de resistencia, sobre todo por incumplimiento terapéutico, automedicación y consumo indiscriminado en el ámbito veterinario.

Los farmacéuticos abogan en este documento por un uso racional de los antibióticos y recuerdan que su uso indiscriminado e inadecuado de traduce en limitación de la eficacia, retraso en el diagnóstico de enfermedades, efectos adversos y desarrollo de resistencias. En cuanto al farmacéutico, señalan que representa un papel fundamental para informar sobre la importancia de cumplir la posología y la duración del tratamiento.