5 de julio de 2020
3 de marzo de 2006

El 70% de adictos a la cocaína rechaza el ingreso en una terapia de desintoxicación por miedo a perder su trabajo

El 70% de adictos a la cocaína rechaza el ingreso en una terapia de desintoxicación por miedo a perder su trabajo

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más del 70 por ciento de consumidores de cocaína renuncian a ingresar en un tratamiento de desintoxicación convencional, al considerar que puede resultar perjudicial para su trabajo. Además, la mayoría de los consumidores que solicitan información sobre esta terapia son trabajadores activos en puestos de responsabilidad, según informó ayer la empresa Tratamientos Avanzados de la Adicción (TAVAD).

En respuesta a las necesidades del drogodependiente, esta compañía ha puesto en marcha el primer tratamiento de desintoxicación y recuperación neuronal hospitalaria que se desarrolla durante un fin de semana. Este servicio está destinado a un nuevo perfil de consumidor de drogas que no realiza un tratamiento para rehabilitarse por miedo a perder su trabajo, deteriorando su salud progresivamente.

Así, el paciente que realiza el tratamiento de fin de semana ingresa el sábado en la clínica y el lunes recibe el alta hospitalaria, habiendo concluido la desintoxicación sin padecer síndrome de abstinencia, ni ansia de consumo en la mayoría de los casos. Hasta el momento, el éxito en esta fase de desintoxicación es del 100 por cien, y posteriormente comienza una fase de seguimiento ambulatorio de un año, que termina con éxito en más del 60 por ciento de los casos, según TAVAD.

El director gerente de TAVAD, el doctor Juan José Legarda, señaló que "muchos profesionales liberales, con trabajos de alta responsabilidad, se niegan a ingresar en un tratamiento si interfiere en su trabajo; de esa forma están poniendo en peligro su salud, e incluso la de otras personas".

Según datos del Plan Nacional sobre Drogas, el número de consumidores de cocaína se ha cuadruplicado en España en los últimos diez años, y el perfil medio del adicto ha variado y se corresponde con una persona con estudios secundarios o superiores (52 por ciento), trabajador en activo con contrato laboral fijo (60%), independiente económicamente (67%), y que percibe la realización de un tratamiento de desintoxicación como un riesgo para su trabajo (71%).