6 de julio de 2020
22 de noviembre de 2006

Administran a cuatro personas una formulación de toxina botulínica ilegal 40 veces más tóxica que la dosis letal

Administran a cuatro personas una formulación de toxina botulínica ilegal 40 veces más tóxica que la dosis letal

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El examen de cuatro casos de botulismo tras unas inyecciones cosméticas faciales realizado por los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades de Atlanta (Estados Unidos) indican que estas personas recibieron una preparación sin licencia y en altas concentraciones que dio lugar a niveles de toxinas superiores a 40 veces la dosis letal para humanos. Las conclusiones del estudio se publican en la revista 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

Los expertos explican que el botulismo es una rara enfermedad paralizante causada por las toxinas de la bacteria 'Clostridium botulinum' y cepas de la 'Clostridium baratii' y 'Clostridium butyricum'. El botulismo, cuando no se trata, puede dar lugar a fallo respiratorio y muerte. Dos formulaciones de toxina botulínica han conseguido la licencia de la agencia estadounidense del medicamento (FDA, según sus siglas en inglés) para su uso clínico, el botox (toxina cristalina tipo A) y el Myobloc/Neurobloc (toxina tipo B). Aunque la toxina botulínica A se prescribe para su uso terapéutico y cosmético y no se han detectado casos de botulismo con toxinas atribuibles a inyecciones de este tipo.

Los científicos investigaron varios aspectos de los cuatro casos sospechosos de botulismo remitidos al centro en 2004. Descubrieron que las características clínicas de los cuatro pacientes fueron consistentes con las que se dan en los casos de botulismo que se producen de forma natural. Estas personas habían recibido inyecciones con una alta concentración de una formulación de toxina botulínica A sin licencia, creada para investigación clínica y etiquetada como tal, que no estaba permitida ni se consideraba apta para ser utilizada en humanos.

El personal clínico había diluido un vial de 100-*g de neurotoxina pura con diluyente y había depositado esta sustancia en jeringuillas para su uso clínico. El especialista que trabajaba en la clínica administró a cuatro pacientes, entre ellos él mismo, entre cuatro y seis inyecciones de esta solución en el área facial. Todos los pacientes informaron de una progresión en los síntomas de debilidad y neuropatías craneales, anormalidades de los nervios que controlan varias funciones, incluyendo el movimiento de los músculos faciales y los que permiten tragar, y dos de ellos experimentaron dificultades respiratorias.

Los investigadores informan que los pacientes podrían haber recibido dosis de hasta 2.857 veces la estimada letal en humanos. El pretratamiento con el suero de la toxina en tres de los cuatro casos fue el equivalente a entre 21 y 43 veces la dosis letal estimada en humanos, en el cuarto de los casos no se han proporcionado los datos. Un vial de 100 *g de toxina del mismo lote del fabricante del que se administró la toxina a los pacientes contenía toxina suficiente para matar a 14.286 adultos mediante inyecciones si fueran distribuidas con dosis semejantes.

Según los autores del estudio, el botulismo es una enfermedad que puede ser letal, que presenta neuropatías craneales agudas, con independencia de cómo se haya contraído. El reconocimiento precoz del botulismo, el tratamiento en unidades de cuidado intensivo y la administración de ventilación mecánica cuando es necesaria, así como la administración de la antitoxina mejora el progreso clínico. Los investigadores señalan que tanto especialistas como pacientes deben conocer los peligros asociados con el uso de productos de toxina botulínica que no poseen licencia.