15 de julio de 2020
24 de enero de 2006

Los anticuerpos de chimpancé podrían dar origen a una vacuna contra la viruela más eficaz que la actual

Los anticuerpos de chimpancé podrían dar origen a una vacuna contra la viruela más eficaz que la actual

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los anticuerpos de chimpancé podrían dar origen a una vacuna contra la viruela más eficaz que la actual, según un estudio del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en Bethesda (Estados Unidos) que se publica esta semana en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Los científicos han descubierto en la médula ósea de estos animales dos anticuerpos que podrían proporcionar una forma más segura y eficaz de prevenir la enfermedad.

Los expertos explican que en la actualidad la vacunación con el virus 'vaccinia', el virus de la viruela prototipo, evita la infección con el virus 'variola', el causante de la enfermedad. Pero se pueden producir reacciones adversas a la vacunación, complicaciones que pueden ser tratadas con la inmunoglobulina para 'vaccinia' (IGV), una mezcla preparada a partir de la sangre de individuos vacunados, aunque esta opción también puede llegar a presentar problemas.

Los científicos analizaron si un anticuerpo sintético podría también ofrecer protección eficaz. Utilizando una base de datos de anticuerpos derivados de la médula espinal de chimpancés inmunizados de vaccinia, los investigadores identificaron dos potentes anticuerpos que reconocieron un objetivo al que se une el virus 'vaccinia'. Las versiones híbridas de humanos y chimpancés de estos anticuerpos bloquearon la extensión de los virus 'vacinnia' y 'variola' en células de laboratorio y también protegieron contra la enfermedad en un modelo animal de la infección por virus de 'vaccinia'.

Según los investigadores, los anticuerpos derivados de chimpancé fueron más eficaces que la inmunoglobulina humana, incluso cuando fueron administrados dos días después de la exposición al virus. Los autores creen que estos anticuerpos híbridos de humano y chimpancé podrían suponer una alternativa mejor para el tratamiento de las complicaciones que surgen de la vacunación de la viruela e incluso proteger contra ella.