6 de julio de 2020
4 de julio de 2006

Un antihistamínico recetado para tratar los despertares nocturnos de los bebés podría no ser eficaz

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un fármaco antihistamínico a menudo recomendado a los padres cuyos bebés no duermen durante la noche, la difenhidramina, podría no ser eficaz para reducir los despertares nocturnos o mejorar la satisfacción de los padres con respecto al sueño de sus hijos, según un estudio de la Escuela de Medicina Johns Hopkins en Baltimore (Estados Unidos) que se publica en 'Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine'.

Los expertos explican que entre el 20 y el 46 por ciento de los padres informan de que sus hijos tienen problemas para dormir. Algunos padres dejan a los niños llorar durante largos periodos por la noche. Este método es popular aunque controvertido entre los padres y los especialistas. Otro método usado es proporcionar a los niños medicamentos como las antihistaminas, fármacos que tratan las alergias, para sedarles. El clorhidrato de difenhidramina es a menudo utilizado y recomendado por los especialistas aunque no ha sido estudiado en niños de menos de dos años.

Los científicos realizaron un ensayo con difenhidramina en 44 niños de entre 6 y 15 meses que dormían en cunas. Los padres habían informado de que sus hijos se despertaban dos o más veces durante la noche. Los bebés fueron asignados de forma aleatoria a recibir 100 mL del fármaco o un placebo (una medicación inactiva) en un líquido con sabor a cerezas 30 minutos antes de la hora de dormir durante una semana entre mayo de 2004 y mayo de 2005.

Los padres informaron de si el niño tenía menos despertares que indicaran la intervención paterna durante la semana y también registraron el sueño de sus hijos en un diario durante los primeros 28 días. En cuatro puntos durante los primeros 43 días del estudio, se pidió a los padres que calificaron su satisfacción sobre el sueño de sus hijos en una escala del uno al diez.

Tres de los 22 participantes del grupo placebo y uno de los 22 participantes del grupo de difenhidramina tuvieron menos despertares durante la semana en la que los bebés tomaron la medicación. Dos de las parejas de padres del grupo placebo informaron de una mejoría en los despertares nocturnos cuatro y seis semanas después. No se produjo diferencias entre los dos grupos en los informes paternos sobre la satisfacción en lo relacionado al sueño de los bebés durante el estudio. El estudio se detuvo debido a la aparente carencia de eficacia de la difenhidramina.

Según los autores del estudio, los resultados demuestran que en la dosis más común utilizada, la difenhidramina podría no desempeñar ninguna función en el tratamiento de los problemas infantiles de sueño.