6 de julio de 2020
19 de septiembre de 2006

Los árboles registran en sus troncos la cronología de los huracanes tropicales de los últimos 200 años, según un estudio

Los árboles registran en sus troncos la cronología de los huracanes tropicales de los últimos 200 años, según un estudio

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los troncos de los árboles son un archivo vivo de cuándo se produjeron los huracanes tropicales en los últimos 220 años, según un estudio de la Universidad de Tennessee en Knoxville (Estados Unidos) que se publica en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Los investigadores han utilizado los niveles de isótopos de oxígeno en tres anillos de los pinos de hoja larga para ampliar los registros de ciclones tropicales en varios siglos. Las épocas de huracanes de los años 2004 y 2005 mostraron la necesidad de entender mejor la actividad de los huracanas pero los registros existentes son reducidos y las observaciones meteorológicas hacen difícil identificar tendencias a largo plazo. Antes de los del siglo XIX, los únicos registros de huracanes se encuentran en los diarios marítimos y las noticias de prensa.

Los expertos explican que cuando se producen fuertes huracanes, las tasas de isótopos de oxígeno de las lluvias que los acompañan son menores que los de las típicas tormentas. Esta diferencia en la lluvia persiste en el terreno durante varias semanas y se incorpora a la celulosa en la medida en que los árboles captan el agua y se desarrollan.

Los científicos reconstruyeron la actividad de los ciclones en el sur de Georgia hasta remontarse a 220 años atrás a través del análisis de los niveles de isótopos de oxígeno en tres anillos de los pinos. El análisis consiguió un registro de episodios de ciclones tropicales conocidos así como varios no documentados con anterioridad.

Los investigadores sugieren que los isótopos de tres anillos del tronco arbóreo podrían proporcionar un archivo de datos precisos sobre la actividad de los huracanes tropicales, proporcionando una base para la evaluación de las variaciones a lo largo de las décadas en los ciclones del trópico.