5 de julio de 2020
7 de septiembre de 2006

Biólogos especialistas en reproducción asistida acuden a una jornada en Madrid para aprender a biopsiar embriones

Biólogos especialistas en reproducción asistida acuden a una jornada en Madrid para aprender a biopsiar embriones

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

Cien biólogos especialistas en reproducción asistida acudieron esta semana a la I Jornada de Diagnóstico Genético Preimplantacional, celebrada en Madrid, para aprender a biopsiar embriones. La iniciativa, organizada por el Centro de Medicina Embrionaria, responde a la necesidad de formación que tienen muchos centros "que no siempre disponen de la metodología necesaria para ofrecer a sus pacientes este diagnóstico", señala el Centro en un comunicado.

El diagnóstico genético preimplantacional permite detectar anomalías en los cromosomas del embrión y en los tratamientos de fecundación in vitro, por lo que evita así el nacimiento de niños con alteraciones genéticas, tal y como establece la nueva Ley de Reproducción Asistida.

Durante la jornada, se pudo estudiar el diagnóstico aplicado tanto a pacientes estériles como a pacientes con enfermedades hereditarias que desean evitar transmitírselas a sus hijos. Asimismo, se abordaron las nueva técnicas diagnósticas para la infertilidad masculina y las últimas tecnologías aplicables en este campo.

PREVENIR EMBRIONES ANÓMALOS

Aunque las anomalías en los cromosomas aumentan con la edad materna, incluso en parejas jóvenes sin problemas de esterilidad existe un alto porcentaje de embriones anómalos que explica que pasados seis meses, menos de la mitad de las parejas que buscan un embarazo lo consigan.

Según datos del Centro de Medicina Embrionaria, cuando se analizan embriones procedentes de jóvenes donantes de óvulos y semen, el 45% de ellos presentan alteraciones cromosómicas. No obstante, la proporción de embriones anómalos crece considerablemente con la edad materna, de forma que a los 35 años se sitúa en un 40%, a los 38 años en un 65% y a los 41 años en un 80%.

"Muchas parejas se llevan una sorpresa al comprobar tras el diagnóstico genético preimplantacional que de los diez embriones que hemos obtenido, no hay ninguno sano", afirmó el doctor Manel Elbaile, asesor del Centro. "Aunque la noticia representa un mal trago, nos permite orientar con éxito el siguiente tratamiento para ver si la causa proviene del varón o la mujer", manifestó.

Por otra parte, el diagnostico permite también averiguar la causa de los fallos en los tratamientos de fecundación in vitro y transferir a la mujer únicamente los embriones que cuentan con un número correcto de cromosomas. De esta forma, manifestó la doctora Marisa López-Teijón, asesora del Centro, "no sólo conseguimos más embarazos evolutivos en los ciclos de fecundación in vitro reduciendo el número de abortos espontáneos, sino que también evitamos la gestación de niños afectados por alteraciones cromosómicas y el aborto terapéutico"