6 de julio de 2020
23 de octubre de 2006

Uno de cada cuatro pacientes que acude al ambulatorio tiene dislipemia, que supone una "alta prevalencia"

Uno de cada cuatro pacientes que acude al ambulatorio tiene dislipemia, que supone una "alta prevalencia"

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Uno de cada cuatro pacientes que acude a las consultas ambulatorias del Sistema Nacional de Salud (SNS) tiene dislipemia (trastorno de los lípidos), siendo más elevado entre los varones (26,2%) que en las mujeres (22,9%), lo que supone una "alta prevalencia" aunque con diferencias significativas entre comunidades autónomas, según los resultados de un estudio, publicados en la revista 'Medicina Clínica', a los que tuvo acceso Europa Press.

Así, la comunidad con una mayor prevalencia de dislipemia es Canarias (33,9%), seguida de Murcia (30,7%); frente a Cantabria (18,6%) que registra el menor porcentaje de afectados en España.

Según dicha investigación, que contó con una muestra de 33.913 pacientes y con la participación de 1.461 médicos, un total de 8.256 pacientes estaban diagnosticados de dislipemia, un factor importante de riesgo cardiovascular. De ellos, un 7,4 por ciento no recibía ningún tratamiento, el 68 por ciento mantenía medidas higiénico-dietéticas específicas para la dislipemia y el 72 por ciento recibía terapia farmacológica hipolipemiante.

En este sentido, casi el 90 por ciento de los pacientes tenía al menos otro factor de riesgo cardiovascular asociado, siendo la hipertensión el más frecuente; y cerca del 40 por ciento presentaba también alguna enfermedad cardiovascular.

Los autores de la investigación apuntaron que la prevalencia de la dislipemia aumenta con la edad hasta alcanzar un máximo en la sexta década de los varones y la séptima de las mujeres.

Finalmente, concluyen que la hipercolesterolemia es uno de los factores de riesgo cardiovascular modificable en el que más se puede influir y cuya normalización comportaría un gran beneficio sociosanitario al disminuir la tasa de morbimortalidad por enfermedad cardiovascular, que provocan el 34 por ciento de defunciones en España.