7 de julio de 2020
17 de enero de 2006

La calidad de vida un año tras tratar el cáncer de cuello y cabeza se asocia con la supervivencia a largo plazo

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La calidad de vida registrada un año después del tratamiento del cáncer de cabeza y cuello parece estar asociada con una mayor supervivencia a largo plazo, según un estudio de los Hospitales Universitarios de Coventry y Warwickshire (Reino Unido) y el Hospital de Auckland (Nueva Zelanda) que se publica esta semana en 'Archives of Otolaryngology-Head & Neck Surgery'.

Los expertos explican que varios estudios han proporcionado pruebas de la calidad de vida que podría estar asociada con la supervivencia a largo plazo en pacientes con cáncer. Sin embargo, muchos estudios han examinado la calidad de vida en pacientes cuyos tumores estaban avanzados y se encontraban en cuidados paliativos, así que sus resultados podrían no aplicarse a personas que pasan por un tratamiento para curar su enfermedad.

Los científicos evaluaron si la calidad de vida anterior y posterior al tratamiento estaba asociada con la supervivencia a largo plazo de los pacientes de tumores de cabeza y cuello. Un grupo de 200 pacientes con esta clase de tumores completó un cuestionario sobre calidad de vida cuando fueron diagnosticados con la enfermedad y de nuevo 12 meses después, tras el tratamiento, si estaban libres del cáncer.

Los resultados del estudio muestran que después de 10 años, 136 de estas personas habían muerto (un 68 por ciento), 48 continuaban con vida y se desconocía cómo se encontraban los 16 restantes. Aquellos que tenían una menor calidad de vida un año después del tratamiento, así como aquellos que padecían de dolor de cabeza y cuello, fueron más propensos a morir.

Los investigadores creen que es más probable que una calidad de vida estable sea más determinante en la supervivencia a largo plazo en comparación con la calidad de vida anterior al tratamiento. Los científicos se basan en que las observaciones muestran cómo bajaba la calidad de vida en el periodo inmediatamente posterior al tratamiento y cómo los pacientes regresaban a un nivel estable un año después del diagnóstico.