12 de julio de 2020
24 de marzo de 2006

Las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida se habrán fundido casi en su totalidad en 2100

Las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida se habrán fundido casi en su totalidad en 2100

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida se habrán fundido casi en su totalidad en 2100, según dos estudios, uno de la Universidad de Arizona en Tucson y otro del Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Boulder (Estados Unidos), que se publican esta semana en la revista 'Science'.

Los expertos explican que la Tierra podría ser lo suficientemente cálida hacia el año 2100 para la descongelación general de la placa de hielo de Groenlandia y el colapso parcial de la capa de hielo de la Antártida, según estos dos trabajos de investigación que realizan comparaciones entre modelos climáticos de la Tierra de hace 129.000 años y del próximo siglo.

Los científicos utilizaron una combinación de datos paleoclimáticos, un modelo climático y un modelo de las capas de hielo para determinar el tamaño de la cubierta helada de Groenlancia durante el último periodo interglacial, hace 129.000 años, cuando el nivel del mar era de varios metros por encima del actual.

Sobre la base de su reconstrucción de las temperaturas de superficie en aquel momento, estiman que la capa de hielo de Groenlandia y otras superficies de hielo de la Antárdida contribuyeron con entre 2,2 y 3,4 metros del aumento del nivel del mar durante la segunda época de deshielo más reciente.

En un estudio asociado, los científicos de la Universidad de Arizona compararon las mismas predicciones de los modelos de calentamiento en los próximos 130 años con la reconstrucción climática presentada por los investigadores de Boulder y concluyen que las temperaturas de superficie serán tan elevadas a finales del siglo XXI como lo fueron hace 129.000 años.

Según los científicos, si el pasado es la guía del futuro, entonces, las condiciones con el potencial de fundir suficiente de las capas de Groenlandia y la Antártida para elevar el nivel del mar varios metros podrían darse a finales del siglo XXI.