5 de julio de 2020
1 de noviembre de 2006

Científicos españoles descubren que un componente del vino mejora la salud y alarga la vida de ratones con dieta grasa

Científicos españoles descubren que un componente del vino mejora la salud y alarga la vida de ratones con dieta grasa

MADRID, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un estudio en el que participan los investigadores españoles Plácido Navas y Guillermo López-Lluch del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo de la Universidad Pablo de Olavide-CSIC ha descubierto que los ratones alimentados con una dieta alta en grasas a los que se administra un componente del vino tinto, el resveratrol, muestran una mejoría en su salud y un aumento de su esperanza de vida. Las conclusiones del estudio, dirigido por David A. Sinclair de la Escuela de Medicina de Harvard (Estados Unidos), se publican en la edición digital de la revista 'Nature'.

Según explicó a Europa Press Plácido Navas, las curvas de supervivencia de los grupos alimentados con dieta hipercalórica y con esta dieta más resveratrol empezaron a divergir a partir de la semana 60, en la que los animales con resveratrol ya tenían una ventaja de unos 3-4 meses en la supervivencia. "Al envejecer, la mitad de los ratones sometidos a una dieta rica en grasas habían muerto mientras que en el grupo con resveratrol sólo lo habían hecho menos de un tercio", apuntaba Navas.

Los ratones obesos tratados con resveratrol estaban más sanos que los obesos sin tratar. Como ejemplo el investigador español señala que los ratones obesos tenían una mayor concentración de insulina, glucosa y el factor de crecimiento IGF-1, marcadores que en humanos predicen el desarrollo de la diabetes, comparado con los ratones obesos tratados con resveratrol. Sin embargo, el resveratrol no mostraba mejores marcadores de salud que los ratones alimentados con una dieta normal.

En lo que se refiere a los efectos del resveratrol sobre el hígado, este órgano mostró las mayores diferencias en los parámetros de salud entre los distintos grupos de ratones. El tamaño y el peso de este órgano en los animales no tratados con resveratrol era el doble que el de los ratones tratados con este componente.

En el caso de los hepatocitos, las células hepáticas, estos hígados tratados con resveratrol también tenían un aspecto saludable. Entre otros aspectos destaca que poseían más mitocondrias, las estructuras que se encargan de metabolizar los azúcares y lípidos para la producción de energía, que en el caso de los ratones alimentados sólo con la dieta hipercalórica.

ANIMALES MÁS LONGEVOS Y ACTIVOS

El resveratrol produce también cambios en la expresión de genes cuyos productos participan en rutas metabólicas básicas para el organismo que también se ven afectadas por la restricción calórica, que es una intervención que aumenta la longevidad de los animales.

"Además, el análisis del rendimiento físico durante el envejecimiento demuestra que los ratones tratados con resveratrol mantienen habilidades motoras que pierden los ratones obesos. En este sentido, el resveratrol revierte los efectos negativos de la obesidad respeto a las habilidades de movimiento y coordinación", explica Navas.

Dentro de su campo de investigación, el estudio además muestra como novedad que un componente natural de la dieta interfiere en las rutas metabólicas responsables del metabolismo de los lípidos mejorando la salud de los animales obesos. Una de las rutas vincula directamente la mitocondria como central bioenergética de las células.

Aunque los investigadores señalan que es muy pronto para determinar una aplicación de los resultados de este estudio, la investigación abre las puertas para un estudio más profundo de las rutas metabólicas afectadas por este componente que se encuentra en el vino tinto, el resveratrol.

El resveratrol parece contrarrestar varios riesgos de salud asociados con una dieta alta en grasas pero sin reducir las calorías consumidas. Cuando las dosis utilizadas en el estudio con los ratones se aumentaron de forma escalada mostraron ser factibles para el consumo humano, pero no está claro aún si la molécula alcanzaría efectos similares en las personas. Si esto fuera así, podría conducir al desarrollo de fármacos que redujeran algunas de las consecuencias negativas de un exceso en el consumo de calorías y mejoraría la salud y la supervivencia.