5 de julio de 2020
30 de octubre de 2006

Científicos españoles descubren un mecanismo de inhibición de una proteína clave en patologías inflamatorias y cáncer

Científicos españoles descubren un mecanismo de inhibición de una proteína clave en patologías inflamatorias y cáncer

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un equipo del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa ha descubierto un nuevo mecanismo de inhibición de la proteína 'p38MAPK', diana terapéutica con un "papel clave" en la regulación de procesos inflamatorios y del cáncer. Este hallazgo abre una vía para el diseño de nuevos fármacos inhibidores de esta proteína, más específicos y con menos efectos secundarios que otros actualmente en desarrollo, según el estudio publicado en la última edición de 'Current Biology'.

El descubrimiento, liderado por los investigadores Federico Mayor y Cristina Murga, ha sido patentado y será probado a partir de noviembre en células y modelos animales, con el apoyo de la Fundación Genoma España, según informó hoy el CSIC.

Para los investigadores del centro mixto --del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Autónoma de Madrid-- "este descubrimiento representa una nueva vía para el diseño de fármacos con una especificidad terapéutica que puede ser de gran utilidad a medio o largo plazo".

La proteína p38 es importante para reclutar células del sistema inmune en lugares de inflamación. La persistencia de señales químicas de inflamación en lugares concretos del organismo da lugar a enfermedades inflamatorias o autoinmunes.

Según los científicos, los inhibidores farmacológicos de la p38 que se experimentan en la actualidad en modelos animales y humanos para el tratamiento de enfermedades inflamatorias y el cáncer bloquean la acción de la proteína en el llamado "dominio catalítico", que es muy similar a otras proteínas quinasas celulares que también pueden resultar inhibidas, lo que puede provocar importantes efectos secundarios.

Los autores de este trabajo han logrado que la inhibición de esta proteína se produzca en el llamado "dominio de anclaje", de forma que sólo se bloquea su interacción con las moléculas que activan los procesos inflamatorios o de división celular. Para conseguirlo, han introducido en este dominio de la p38 la proteína GRK2, que provoca su fosforilación y, por tanto, inhibe su actividad, precisaron.