7 de julio de 2020
3 de enero de 2006

Ciertas complicaciones anteriores y posteriores al nacimiento se asocian con el desarrollo de bulimia y anorexia

Ciertas complicaciones anteriores y posteriores al nacimiento se asocian con el desarrollo de bulimia y anorexia

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

Ciertas complicaciones durante e inmediatamente después del nacimiento están asociadas con el desarrollo de la bulimia y la anorexia, dos de los trastornos de la alimentación más extendidos, según un estudio de la Universidad de Padua (Italia) que se publica en 'Archives of General Psychiatry'. Entre estos problemas que rodean al nacimiento se encuentran la anemia y la diabetes materna durante el embarazo, los problemas cardiacos del bebé y su bajo peso al nacer.

Los expertos explican que se cree que los trastornos de la alimentación están causados por una interacción compleja de factores genéticos y ambientales. Los informes sugieren que problemas durante el desarrollo neurológico del feto podrían conducir a la anorexia o la bulimia durante el transcurso posterior de la vida y algunos estudios han encontrado una correlación entre las complicaciones obstétricas y la anorexia nerviosa.

Los científicos completaron un análisis de 114 mujeres con anorexia nerviosa, 74 con bulimia y un grupo control de 554 personas que no padecían la enfermedad, todas nacidas en el Hospital de Padua entre los años 1971 y 1979. Los autores analizaron los datos sobre complicaciones obstétricas a partir de los archivos del hospital.

Según los científicos, varias complicaciones específicas de la madre, incluyendo la anemia, la diabetes y la muerte de parte del tejido de la placenta, aumentaron el riesgo del bebé de desarrollar anorexia nerviosa. Los problemas cardiacos neonatales, la hipotermia, los temblores y la menor reactividad a los estímulos también se asociaron con el desarrollo posterior de anorexia. Los factores que se asociaron con la bulimia fueron la muerte de parte de la placenta, la menor reactividad neonatal a los estímulos, los problemas precoces de alimentación, una longitud más baja de la media y un menor peso de nacimiento.

Además, el número de complicaciones afectó a la edad en la que los niños desarrollaron la anorexia nerviosa. Aquellos con más de cinco complicaciones desarrollaron el trastorno a una edad media de 16,3 años en comparación con los 17,5 años en el caso de aquellos con entre una y cinco complicaciones y 18,8 años para aquellos sin complicaciones.