7 de julio de 2020
8 de febrero de 2006

La circuncisión masculina reduce cerca del 30% del riesgo de transmisión del VIH a la pareja, según estudio

La circuncisión masculina reduce cerca del 30% del riesgo de transmisión del VIH a la pareja, según estudio

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

La circuncisión masculina reduce cerca del 30 por ciento el riesgo de transmisión del VIH a la pareja, según un estudio de las Instituciones Médicas Johns Hopkins que se ha hecho público durante la Conferencia sobre Retrovirus y Enfermedades Oportunistas 2006 que se celebra estos días en Denver (Estados Unidos). Los resultados de la revisión de informes médicos de más de 300 parejas de Uganda muestran que la circuncisión masculina también redujo las tasas vaginosis bacteriana y por tricomonas en las mujeres.

Según los científicos, los efectos de la circuncisión proceden de la naturaleza del revestimiento interno del prepucio, o mucosa, cuyas células se unen al virus de forma más fácil y portan casi nueve veces más cantidad de virus que la capa externa. La eliminación del prepucio, señalan, podría reducir de forma simple el factor de susceptibilidad, o grado de exposición al VIH, para el compañero sexual.

El estudio explica que 299 mujeres contrajeron el VIH de parejas no circuncidadas y que sólo se produjeron 44 casos de mujeres que se infectaron a través de hombres que no habían pasado por la circuncisión. Según los científicos, los resultados apoyan los esfuerzos por aconsejar a los hombres la circuncisión como una manera eficaz de prevenir la infección por VIH. Las circuncisión es una práctica común en el norte de África y entre los judíos y musulmanes, pero no así en Europa, Asia o el este y sur de África.

Las parejas del estudio pertenecían a un grupo procedente de Rakai, una población de Uganda con cerca de 12.000 habitantes, que los científicos siguieron para analizar cómo se extiende la infección por VIH. Los investigadores basaron sus descubrimientos en entrevistas detalladas con cada participante y revisiones y pruebas sanguíneas anuales. Los descubrimientos confirman lo que ya se había detectado de forma anecdótica en África, que regiones en las que la circuncisión es común tienen tasas más bajas de infección por VIH que en aquellas en las que no se sigue esta práctica.