4 de julio de 2020
6 de diciembre de 2006

El consumo de tabaco en España se habrá reducido al final de año entre el 5 y el 7%

El consumo de tabaco en España se habrá reducido al final de año entre el 5 y el 7%

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) calcula que a final de año el consumo de tabaco en España habrá descendido entre un 5 y un 7 por ciento, estimación que comparte con los estanqueros, informó hoy en un comunicado.

Las ventas de tabaco descendieron más de un 6% en el primer trimestre de 2006, si bien esta tendencia se ha moderado hasta un 3,7% en octubre. En cualquier caso, esta cifra supone un descenso 6 veces mayor que el que hubo en 2005, que fue del 0,6%, y equivale a que se ha dejado de vender unos 200 millones de cajetillas. Este es un hecho que el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo estima "muy positivo en la medida que este menor consumo significa menos enfermedad y muertes prematuras tanto en el presente como en el futuro".

En este sentido, precisa que, si tenemos en cuenta que los españoles consumen entre el 60 y el 65% de todo el tabaco que se vende legalmente en España, eso significa que el descenso real de compra de tabaco por parte de ciudadanos españoles se situará al final de año entre el 5 y el 7%. Son datos del CNPT, que agrupa a 42 sociedades científicas y asociaciones de profesionales sanitarios, y que coinciden con las que están suministrando los propios estanqueros.

A la hora de valorar correctamente estas cifras, CNPT puntualiza que "hay que tener en cuenta la circunstancia de que España está boicoteando una parte importante de las políticas preventivas contra el tabaco que se siguen en nuestros países vecinos, consistente en elevar su precio para disuadir el consumo. En Francia, por ejemplo, la marca más vendida cuesta más de 4,20 euros, mientras que en España es de 2,70. Algo parecido al caso español, ocurre en Luxemburgo y Austria, que tienen precios muy bajos en comparación con sus vecinos", precisa.

Así, denuncia que este fenómeno de diferencia de precios en naciones fronterizas (Portugal también grava el tabaco muy por encima de lo que hace España) distorsiona la equivalencia entre ventas y consumo de tabaco entre los ciudadanos españoles, "como pone de relieve que cada año sea mayor el porcentaje de ventas legales al exterior".

CNPT explica que los visitantes que llegan a España, y también la población limítrofe de Francia y Portugal, compran tabaco porque su precio es un 50% de media mas barato que en sus países. "De ahí que no sea descabellado afirmar que, en buena medida somos el gran estanco de la Europa occidental", apostilla.

Por ello, apunta que las autoridades económicas españolas "deberían saber que el tabaco es un producto en regresión lenta pero inexorable y con poco futuro en toda Europa, de la que proceden la mayoría de turistas que visitan España. Por eso, no puede considerarse que nuestra actual política fiscal del tabaco, a pesar de los modestos incrementos del impuesto mínimo, sea una estrategia positiva ni para la salud de los españoles (en especial los menores que son donde más incide el precio) ni para la balanza comercial. Y aunque así fuera, es evidente que en un Estado que verdaderamente vela por los ciudadanos, la protección de la salud debe prevalecer sobre las consideraciones económicas sectoriales", recuerda.