7 de julio de 2020
24 de abril de 2006

Desarrollan una posible vacuna para la leismaniasis

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Instituto de Tecnología de Suiza en Zurich han desarrollado una posible vacuna para la leismaniasis, una enfermedad parasitaria que mata a unas 60.000 personas cada año. La leismaniasis visceral, que se contagia mediante la picadura de la mosca de la arena hembra, infecta a unas 500.000 personas al año, la mayoría de los casos se producen en India, Bangladesh, Nepal, Sudán y Brasil.

Las conclusiones de la investigación se publican en la revista 'ACS Chemical Biology'.

Los expertos explican que en la actualidad existen varias vacunas en diferentes fases de desarrollo. La del actual estudio es de un nuevo género de las basadas en carbohidratos. Según los autores, la suya es la única vacuna de carbohidratos propuesta contra la enfermedad. Para Peter H. Seeberger, director del proyecto, esta posible vacuna podría ser utilizada no sólo en humanos sino también en las mascotas, que adquieren también la enfermedad, sobre todo en el sur de Europa.

Las vacunas de carbohidratos, ya utilizadas en la medicina actual en enfermedades como la meningitis, utilizan carbohidratos aislados de la bacteria responsable de las enfermedades. Los carbohidratos actúan como antígenos que estimulan el sistema inmune para desplegar un escudo protector contra la enfermedad.

Según Seeberger, "en la actualidad existe un mayor interés por utilizar los carbohidratos sintéticos como antígenos para controlar la pureza y composición y evitar una posible contaminación".

Seeberger y su grupo de investigadores se encuentran en estos momentos trabajando en ensayos preclínicos en última fase de una vacuna contra la malaria. Otras posibles vacunas sobre las que trabajan son aquellas que protegerían frente al ántrax y la tuberculosis.

Una de las mayores desventajas de las vacunas de carbohidratos es la dificultad en conseguir que produzcan una respuesta inmune fuerte.

Los fabricantes de vacunas consiguen esto añadiendo una sustancia que fomenta su potencia, un adyuvante. El adyuvante estándar, el alumbre, tiene limitaciones, otros son tóxicos, caros o presentan otros problemas.

La propuesta de vacuna de los autores del estudio combina el vehículo administrador, el antígeno estimulante inmune y el adyuvante en un sólo paquete. La vacuna es portada por el envoltorio vació del virus de la gripe, que no contiene el material genético infeccioso.

Esta carcasa también actúa como un "adyuvante", fortaleciendo la respuesta inmune de la vacuna candidata. El antígeno es un carbohidrato sintético similar a las sustancias de la superficie de la bacteria de la leismaniasis.

Según los científicos, los estudios de laboratorio muestran que la vacuna candidata produce un fuerte efecto protector contra la leismaniasis y están avanzando hacia el siguiente paso: probar la vacuna en animales.

Los síntomas de la leismaniasis visceral incluyen fiebre, pérdida de peso, y anormalidades en el hígado y el bazo. Los fármacos más comunes para tratar la enfermedad tienen graves efectos secundarios y costes elevados.