5 de julio de 2020
2 de enero de 2006

Desarrollan un tratamiento psicológico que logra que el 70 por ciento de los fumadores dejen el tabaco

Desarrollan un tratamiento psicológico que logra que el 70 por ciento de los fumadores dejen el tabaco

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un tratamiento psicológico ideado por la Unidad de Tabaquismo de la Universidad de Santiago de Compostela consigue que hasta el 70 por ciento de los fumadores que se someten a la terapia, abandonen el tabaco. El tratamiento, que se facilita gratuitamente y que incluso se puede realizar por correo, ha incrementado notablemente el número de demandantes en las últimas semanas hasta el punto de que existen listas de espera.

En declaraciones a Europa Press, el director de la Unidad de Tabaquismo de la Universidad de Santiago, Elisardo Becoña, destacó ayer que desde que en 1984 empezaron a implantar las terapias psicológicas para tratar la adicción al tabaco "hemos tratado a 8.500 fumadores, con un nivel de abstinencia que se sitúa en el 70 por ciento de las personas que participan en el programa".

Elisardo Becoña destaca que el tratamiento psicológico "es el más eficaz por coste y eficiencia, porque es un tratamiento centrado en el individuo y en los problemas que puede tener junto con la dependencia de la nicotina, como el estrés, la ansiedad y en enseñarle aquellas habilidades para hacerles frente".

La terapia psicológica, que puede realizarse individualmente o en grupos, "exige un mínimo de sesiones: una hora semanal durante seis semanas", asegura. Y es que "no se puede dejar de fumar de la noche a la mañana si se lleva 40 años fumando", subraya.

El tratamiento consta de tres componentes: reducción de la dependencia fisiológica a la nicotina, reducir la dependencia psicológica y, por otro lado, reducir la presión social al consumo.

"Primero, se aplican una serie de estrategias durante tres o cuatro semanas para reducir la dependencia fisiológica de la nicotina. Junto a eso, se introducen técnicas para controlar la dependencia psicológica de la nicotina, introduciendo una serie de actividades que el paciente tiene que hacer para que no tenga ganas de fumar. Y por último, se actúa sobre la presión social al consumo de tabaco, que hacemos con técnicas de prevención de la recaída", explica Elisardo Becoña.

LEY ANTITABACO

La entrada en vigor de la Ley, ayer, incrementó el número de consultas y pacientes de la Unidad de Tabaquismo de la Universidad de Santiago, "hasta el punto de que tenemos listas de espera muy elevadas, de hasta 60 personas en una semana, algo que no había ocurrido en estos años previos".

Por último, Lisardo Becoña se muestra convencido de que la Ley ayudará a reducir el número de fumadores en España ya que "además del factor de la salud, que va a estar presente durante mucho tiempo va a haber el tema de la presión social al abandono" del tabaco.