5 de julio de 2020
20 de enero de 2006

Descubren un mecanismo de funcionamiento de la vitamina D sobre los huesos que evita la osteoporosis

Descubren un mecanismo de funcionamiento de la vitamina D sobre los huesos que evita la osteoporosis

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Centro Nacional de Geriatría y Gerontología en Obú (Japón) han descubierto un mecanismo de funcionamiento de la vitamina D sobre los huesos que explica cómo los suplementos de esta vitamina previenen la osteoporosis. Las conclusiones del estudio se publican esta semana en la edición digital de 'Journal of Clinical Investigation'.

Los expertos explican que el riesgo de fractura ósea resultante de las caídas aumenta con el envejecimiento debido a la pérdida de masa ósea y la osteoporosis. Los especialistas suelen recetar vitamina D y fármacos asociados con esta vitamina para retrasar la pérdida ósea, pero hasta ahora, poco se sabe sobre cómo funciona la vitamina D sobre los huesos.

En el estudio los científicos examinaron ratones con osteoporosis grave y mostraron que el tratamiento oral de vitamina D bloquea la producción de la proteína c-Fos. Ya que c-Fos juega un papel clave en el desarrollo de los osteoclastos, que son las células especializadas responsables de la desintegración y reabsorción ósea, los autores también indican que la inhibición mediada por la vitamina D de la c-Fos evitó la pérdida ósea mediante la supresión del desarrollo de los osteoclastos.

Además, los autores utilizaron ratones cuyos ovarios habían sido extirpados, en un modelo más similar al humano de la osteoporosis, para detectar otros agentes similares a la vitamina D en la supresión de la actividad de la c-Fos. Los investigadores identificaron un nuevo componente asociado a la vitamina D, el DD281, que podría evitar la pérdida ósea en estos ratones de forma más potente que la vitamina D natural.

Según los científicos, estos descubrimientos aclaran cómo la vitamina D ayuda a limitar la reabsorción ósea en condiciones como la osteoporosis, y sugieren que los análogos sintéticos de la vitamina D, incluyendo el DD281, podrían justificar ensayos clínicos para evaluar su potencial en el tratamiento de la osteoporosis y otros trastornos relacionados de la reabsorción ósea.