12 de julio de 2020
18 de mayo de 2006

Descubren el papel de una proteína en la cicatrización de heridas y el mantenimiento de los folículos pilosos

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto Médico Johns Hopkins de Estados Unidos han descubierto que la proteína K17, a la que hasta ahora se concedía una importancia limitada, tiene en realidad funciones mucho más amplias, teniendo importancia en procesos como la cicatrización de heridas o el mantenimiento de la integridad estructural de los folículos pilosos.

El hallazgo, publicado en el último número de la revista 'Nature', aporta en consecuencia una nueva luz a la hora de conocer cómo el cuerpo humano cicatriza las heridas y puede tener implicaciones para prevenir o tratar heridas crónicas, como por ejemplo aquellas producidas por presión en el caso de enfermos que tienen que estar largos periodos de tiempo inmovilizados en una cama. Estas úlceras o escaras incrementan significativamente el coste de la estancia hospitalaria y domiciliaria de estos pacientes.

En otro artículo publicado en la misma revista, el mismo grupo de investigadores del Instituto Johns Hopkins dan a conocer un nuevo papel de esta proteína en la promoción del crecimiento de los folículos capilares, si bien en este caso los científicos se apresuran a adviertir de que no hay nada en su trabajo que suponga abrir una nueva vía para el tratamiento de la calvicie.

La K17 forma parte de una familia de proteínas llamadas filamentos intermedios de queratina, que forman parte del citoesqueleto, una intrincada red de fibras proteínicas flexibles que mantienen el estado y fuerza de las células. A través de su trabajo en ratones genéticamente modificados para sufrir ausencia de la K17, los investigadores descubrieron que las células necesitan a la K17 para obtener las señales adecuadas para comenzar a generar nuevas proteínas o incluso poner en marcha el crecimiento celular cuando el tejido está dañado.