14 de julio de 2020
27 de enero de 2006

Descubren priones infecciosos en las patas de ciervos que padecen una enfermedad similar al mal de las vacas locas

Descubren priones infecciosos en las patas de ciervos que padecen una enfermedad similar al mal de las vacas locas

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Kentucky en Lexington (Estados Unidos) han descubierto que los músculos de las patas de ciervo infectado con un trastorno neurodegenerativo conocido como enfermedad del desgaste crónico contienen priones infecciosos. La enfermedad pertenece al grupo de encefalopatías espongiformes transmisibles al que también pertenece la encefalopatía espongiforme bovina o mal de las vacas locas. Las conclusiones del estudio se publican esta semana en la revista 'Science'.

Los expertos explican que los priones son agentes proteínicos transmisibles de mamíferos que provocan enfermedades neurodegenerativas del sistema nervioso central letales. La enfermedad del desgaste crónico (CWD, según sus siglas en inglés) es una enfermedad contagiosa de priones que afecta sobre todo a ciervos y alces del norte de América.

Los investigadores inyectaron extractos de músculos de las patas y el cerebro de ciervos mula con la enfermedad en el cerebro de ratones modificados genéticamente para ser susceptibles a la enfermedad.

Según los científicos, los extractos indujeron un mal funcionamiento neurológico progresivo en los ratones. Los extractos de cerebro actuaron más deprisa que los de los músculos, sugiriendo la existencia de mayores niveles de priones infecciosos en el cerebro que en los músculos de las patas de los ciervos. El nuevo estudio informa de que los humanos que consumen o manipulan carne de ciervos infectados con la enfermedad están bajo riesgo de exposición a los priones.

Los expertos explican que aunque no está claro si la CWD puede transmitirse a humanos, la exposición a priones de ganado con encefalopatía espongiforme bovina (EEB) causa la variante humana de la enfermedad de Jakob Creutzfeldt en humanos. Los autores afirman que análisis similares del músculo esqueletal del ganado afectado con la EEB no reveló altos niveles de infectividad priónica.