12 de julio de 2020
18 de diciembre de 2006

Diciembre es uno de los meses del año más conflictivos para los pacientes con migraña y cefalea

Diciembre es uno de los meses del año más conflictivos para los pacientes con migraña y cefalea

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El mes de diciembre y la época prenavideña pueden ser desencadenantes de ataques de migraña o episodios de cefalea debido al cansancio y estrés que generan los múltiples compromisos de trabajo, personales y los excesos en comida. Se calcula que unos 3,5 millones de españoles padecen cefalea de forma habitual.

El doctor Feliu Titus, jefe de la Unidad de Cefalea del Hospital Vall dHebrón (Barcelona), recomendó seguir una rutina en los hábitos de vida en la medida de lo posible y evitar los cambios de ritmos en general, cambios de dietas, etc.

Según Titus, "los cambios son una de las situaciones que deben evitar por los pacientes de migraña y cefalea tipo tensión, por lo que hay que tener especial cuidado en esta época del año". Además, afirmó que entre los desencadenantes más habituales de la crisis de migraña destaca la alteración en los ritmos biológicos, cosa que durante este mes se produce con frecuencia, tanto en elementos de la dieta como en el ritmo de sueño.

Esta época también afecta al plano emocional. "Es una época propicia para encuentros y desencuentros que en su incidencia pueden también repercutir en una mayor presencia de cefalea tanto tensional como migrañosa", dijo. Según el experto, "el querer llegar a todo genera tensión y el no conseguirlo frustración, ambos factores se pueden considerar elementos gatillo capaces de generar cefalea en el individuo predispuesto".

Los especialistas recuerdan que las crisis de migraña aparecen ante ciertos estímulos: alimentos, estrés, sueño, cambios de tiempo y esfuerzo físico y que la mejor terapia es evitar que se produzcan las crisis aprendiendo a identificar los factores desencadenantes. Además, aconsejó la ingesta de una aspirina.

Titus definió la migraña como una enfermedad crónica que viene determinada genéticamente, que se expresa por crisis limitadas en el tiempo con episodios recurrentes de cefalea, que pueden ser de moderados a intensos" y afirma que afecta al 12 por ciento de la población y a tres mujeres por cada varón.