5 de julio de 2020
17 de marzo de 2006

Las dificultades de erección necesitan una solución de pareja, según un estudio

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las dificultades de erección son un problema de pareja y, por ello, necesitan una solución de pareja, según el estudio de Bayer HealthCare 'The Female Experience of Men Attitudes to Life Events and Sexuality' (FEMALES), presentado hoy en Berlín.

El doctor Ian Eardley, investigador del estudio, médico urólogo y catedrático del St. James University Hospital de Leeds (Inglaterra), señaló que "los hombres deben darse cuenta de que sus dificultades de erección también influyen en la vida de sus compañeras", y al mismo tiempo, dijo, "las mujeres necesitan ser conscientes de que sus actitudes con respecto a las alteraciones de la función eréctil de sus parejas influyen en la postura de éstos en la búsqueda de tratamiento".

El estudio revela que los hombres con problemas de erección que saben que esta circunstancia afecta a la calidad de su vida sexual y a su pareja, son los que con mayor probabilidad buscarán un tratamiento para su disfunción. Por el contrario, la falta de confianza para tratar el tema de manera abierta, y la falta de conocimientos acerca de esta situación y su tratamiento son las actitudes femeninas que podrían hacer a los hombres más reacios a acudir al médico.

Las mujeres que participaron en este estudio que estaban de acuerdo con la afirmación: 'Si él tuviera una pareja distinta sus alteraciones eréctiles desaparecerían', o pensaban que las dificultades de erección eran causadas por el estrés o por causas psicológicas, tenían menos probabilidad de tener un compañero que hubiera buscado tratamiento.

Cuando las mujeres responden que no creen que un médico sea la persona adecuada para ayudarles, o piensan que tomar un medicamento para las alteraciones de la erección es peligroso, es menos probable que sus compañeros busquen solución a las dificultades de erección.

Según Bayer, el propósito del estudio FEMALES es caracterizar las actitudes, creencias y experiencias sexuales de las parejas femeninas de los hombres con alteraciones en la función eréctil. Este estudio se realizó a través de un cuestionario respondido por 293 mujeres de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España y Brasil, cuyas parejas presentaban disfunciones sexuales. Se investigó la relación entre las actitudes de las mujeres hacia las alteraciones de la función eréctil de sus parejas, y la inclinación de estos a buscar tratamiento para esta situación.

OTRO ESTUDIO

Por otro lado, Bayer HealthCare adelantó hoy los primeros datos del estudio 'Sex and the Modern Woman', que muestra que las mujeres piensan que el sexo es importante en la relación de pareja, tanto para la cercanía emocional como para la salud.

El estudio, cuyos resultados completos se presentarán en septiembre, revela que las mujeres creen que la comunicación sobre sexo con sus parejas es muy buena, hasta que éste experimenta algún problema como las dificultades de erección. Así, las mujeres que nunca han vivido una situación así subestiman la seriedad y las consecuencias emocionales de las dificultades de erección en su relación de pareja y carecen de conocimientos sobre las disfunciones sexuales.

Además, este estudio no sólo examinará cómo las mujeres piensan y sienten acerca de su propia sexualidad y relaciones de pareja, sino también cómo y por qué actúan las mujeres cuando su pareja tiene dificultades de erección y como buscan soluciones centradas en la pareja.

El estudio comprende investigaciones cualitativas recogidas de entrevistas de 60 minutos en Francia y Alemania. Quince mujeres con relaciones de pareja duraderas fueron entrevistadas por país. La mitad de las entrevistadas no tenía experiencias de alteraciones de la función eréctil en sus relaciones de pareja, mientras que la otra mitad había vivido al menos dos experiencias en los doce meses anteriores. La investigación cuantitativa, que ha comenzado este mes, incluye 1.000 mujeres mayores de 18 años de 12 países del Este y Oeste de Europa, Sudamérica, Oriente Medio y África. Más de 12.000 mujeres serán entrevistadas por teléfono.