7 de julio de 2020
23 de mayo de 2006

Dos de cada tres esquizofrénicos tiene colesterol alto y el 7% puede sufrir un evento cardiovascular, según estudio

Dos de cada tres esquizofrénicos tiene colesterol alto y el 7% puede sufrir un evento cardiovascular, según estudio

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

Dos de cada tres personas con esquizofrenia padece hipercolesterolemia y en torno a una cuarta parte es obeso. Además, casi el 7 por ciento de estos pacientes tiene un riesgo alto de padecer un evento cardiovascular fatal en los próximos diez años, según se desprende de un estudio español, presentado hoy en el congreso anual de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), que se está celebrando en Toronto (Canadá).

En concreto, el estudio RICAVA --realizado con una muestra de 753 pacientes ingresados en las unidades de agudos-- revela que un 27 por ciento de estos pacientes tiene niveles altos de triglicéridos y un 17 por ciento sufre hipertensión arterial. La presencia de estos factores de riesgo cardiovascular conlleva que casi un 20 por ciento de las personas que sufren esquizofrenia presenten 'síndrome metabólico', según informó hoy el laboratorio Bristol-Myers Squibb (BMS), patrocinador de la investigación.

El doctor Fernando Cañas, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Doctor Rodríguez Labora de Madrid, señaló que "la prevalencia de factores de riesgo cardiovascular es más alta en los pacientes con esquizofrenia que en la población general, porque existen factores de riesgo que están asociados a la propia enfermedad y porque estas personas llevan un tipo de vida más sedentario".

Asimismo, el estudió demostró que más de un 80 por ciento de los enfermos mentales que tienen hipertensión, colesterol alto e hipertrigliceridemia está sin diagnosticar. El número de casos de obesidad, diabetes, tabaquismo y alcoholismo que no se detectaron también son preocupantes, según el doctor Cañas.

"El problema de los pacientes con esquizofrenia es que tradicionalmente se ha considerado prioritario controlar su enfermedad mental, mientras que el resto de complicaciones eran secundarias", explicó, aunque apuntó que esta visión está cambiando.

Para reducir el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares, el doctor Cañas apostó por fomentar hábitos de vida saludables (programas para dejar de fumar, alimentación sana, aumento de la actividad física, etcétera) e incrementar los controles médicos. También consideró necesario valorar correctamente la relación riesgo-beneficio de los tratamientos farmacológicos utilizados actualmente.