6 de julio de 2020
2 de febrero de 2006

Dos fármacos combinados podrían restablecer la salud respiratoria de los pacientes con asma y bronquitis crónica

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington (Estados Unidos) han descubierto que un tratamiento basado en dos fármacos podría restablecer el funcionamiento saludable de las vías respiratorias de los pacientes con asma y bronquitis crónica.

Las conclusiones del estudio se publican en 'Journal of Clinical Investigation'. Ambos medicamentos bloquean la formación excesiva de mucosidad en las vías respiratorias de estos pacientes.

Los científicos descubrieron que algunas células que recubren las vías de aire de los pulmones se transforman en otros tipos de células en ratones y humanos con estos trastornos. Esta transformación celular no había sido identificada antes como la responsable de la producción excesiva de mucosidad en las vías respiratorias.

Los investigadores muestran que prevenir la transformación perjudicial de estas células podría lograrse mediante dos fármacos y afirman que ambos medicamentos podrían ser utilizados en combinación para normalizar el funcionamiento respiratorio en enfermos de asma y bronquitis crónica.

Los científicos descubrieron a través del estudio de ratones con enfermedad pulmonar crónica similar al asma y a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que las vías aéreas contenían una producción excesiva de células productoras de mucosidad o caliciformes. Una investigación más detallada mostró que la acumulación de estas células procedía de dos mecanismos celulares, uno que permitía que se alargara la supervivencia de las células que permiten eliminar los residuos de los pulmones o células ciliadas y otro que hacía que estas células se transformaran en células caliciformes.

Los científicos fueron los primeros en demostrar la transformación de las células ciliadas en células caliciformes en modelos animales de enfermedad pulmonar crónica. También demostraron que un proceso similar puede ocurrir en humanos con asma y EPOC, una condición clínica que incluye a la bronquitis crónica.

Los investigadores han descubierto que la combinación de dos moléculas bloquea el exceso de células ciliadas y caliciformes. El primero de ellos es un fármaco que inhibe la actividad del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR), que se encuentra en altos niveles en los ratones con el trastorno similar al asma y conduce a una ampliación de la vida de las células ciliadas y con ello a su acumulación a niveles superiores a los normales.

El segundo inhibidor que los investigadores probaron interfiere con los mecanismos moleculares activados por una proteína del sistema inmune denominada interleuquina 13 (IL-13) que promueve la transformación de las células ciliadas a células caliciformes en las vías respiratorias de ratones y en células humanas cultivadas en laboratorio.

Según los científicos, la combinación adecuada de ambos inhibidores podría restablecer el funcionamiento normal de las vías respiratorias.