7 de julio de 2020
26 de abril de 2006

Dos proteínas podrían pronosticar la evolución clínica de los pacientes de trasplante de riñón

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de investigadores del 'Cincinnati Children's Hospital Medical Center' (Estados Unidos) muestra que la utilización de las proteínas NGAL y IL-18 como marcadores biológicos permite determinar si los pacientes de trasplante de riñón necesitarán pasar por diálisis durante la primera semana siguiente al trasplante. Las conclusiones del estudio se publican en 'American Journal of Transplantation'.

La revista 'The Lancet' publicó en 2005 una investigación del equipo de científicos estadounidenses que señalaba que la proteína NGAL (neutrófilo gelatinasa asociado a la lipocalina) podía ser utilizad para predecir el fallo renal en pacientes que pasan por cirugía cardiaca. Ahora, el mismo test ha probado ser eficaz prediciendo si un nuevo riñón funcionará o no en un paciente de trasplante de riñón.

El nuevo estudio, basado en 53 pacientes, muestra que a menores valores de NGAL el periodo de recuperación será más rápido. Según los investigadores, a mayores niveles de NGAL el periodo de recuperación será más largo y mayores los riesgos de desarrollar fallo renal.

Los expertos explican que en la actualidad el fallo renal está determinado por la medida de creatinina en suero, pero la creatinina es un indicador poco fiable durante las lesiones renales agudas y no refleja el grado de daño hasta que se estabiliza el estado del paciente, algo que puede llevar varios días. No existen pruebas diagnósticas fiables para una predicción precoz del fallo renal que sigue al trasplante de riñón.

Según Prasad Devarajan, autor principal del estudio, "es importante evaluar y mejorar los resultados de los pacientes de trasplante de riñón. Creemos que NGAL y IL-18 conducirán a nuevas herramientas diagnósticas para identificar pacientes que necesitarán terapias adicionales".