5 de julio de 2020
2 de enero de 2006

Un ensayo en pacientes con depresión crónica consigue su remisión entre las 12 y 14 semanas de tratamiento

MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los resultados iniciales del ensayo más amplio sobre depresión que se ha realizado hasta el momento en los Estados Unidos sobre pacientes tratados en unidades especializadas muestra una remisión de los síntomas entre las 12 y 14 semanas durante un tratamiento controlado con medicación antidepresiva. La investigación, realizada por el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, se publica en 'The American Journal of Psychiatry'.

Aproximadamente una tercera parte de los participantes alcanzaron la remisión o la ausencia virtual de síntomas durante la fase inicial del estudio, con un 10 ó 15 por ciento adicional que experimentó alguna mejoría. Las siguientes fases de los ensayos ayudarán a determinar los mejores tratamientos para los cerca de dos tercios de aquellos pacientes que fueron identificados como resistentes al tratamiento a una primera medicación en fase uno.

En el estudio participaron 2.876 pacientes y se extendió durante seis años. La medicación utilizada en la primera fase del estudio fue el inhibidor de la recaptación de la serotonina, citalopram, y las tasas de respuesta fueron comparables en los 23 psiquiátricos y 18 centros de atención primaria de tratamiento.

El 30 por ciento de la tasa de remisión es similar a la observada en voluntarios no crónicos y sin complicaciones que participan en ensayos de eficacia de los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS). Sin embargo, los ensayos de eficacia con pacientes crónicos más parecidos a los participantes en el estudio actual producen sólo un 22 por ciento de tasa de remisión. De nuevo, los investigadores atribuyen este mejor resultado en un tratamiento sistemático e integral, en el que el paciente participa como colaborador proporcionando datos de autoevaluación.

El estudio muestra que, de media, los pacientes tardan entre seis y siete semanas en conseguir que sus síntomas depresivos remitan. El número medio de visitas de los pacientes tratados con éxito fue de entre cinco y seis, con un 40 por ciento de participantes que finalmente se vio libre de los síntomas tras ocho o más semanas de tratamiento. Casi todos los participantes que consiguieron estar libres de síntomas depresivos continuaron su tratamiento durante más de ocho semanas, muchos durante doce semanas.

Según John Rush, autor principal del estudio, las escalas de autoevaluación han probado ser un método seguro y útil en el tratamiento de rutina de estos pacientes. Los resultados del estudio sugieren, según el investigador, que algunos pacientes podrían necesitar continuar con el tratamiento durante más tiempo y tomar dosis más elevadas del antidepresivo, como se observó en las evaluaciones individualizadas.

En la primera fase del estudio, ser mujer, blanca, estar casada, tener empleo y alto nivel educativo fueron factores asociados con una mejor respuesta a los antidepresivos. Los factores asociados con una peor respuesta incluyeron la ansiedad, el abuso de sustancias, los trastornos físicos y una menor calidad de vida.

El objetivo del ensayo era la remisión de la enfermedad. Las personas que se ven libres de síntomas suelen funcionar mejor y son menos propensas a las recaídas. Los ensayos de eficacia habitualmente buscan sólo una reducción de los síntomas.

Los participantes pertenecían a poblaciones étnicas y socieconómicas representativas, con edades que iban desde los 18 a los 75 años y que puntuaban lo suficientemente alto en pruebas estándar de depresión para ser diagnosticados con depresión mayor.

El estudio incluyó algunos de los pacientes con depresión más crónica. Más de una tercera parte de participantes tenía menos de 18 años cuando experimentaron por primera vez la enfermedad, el 75 por ciento tuvo menos de dos episodios de depresión y el 25 por ciento de los participantes padecían una depresión que duraba ya al menos dos años.

Los investigadores ajustaron las dosis de citalopram durante cinco a seis visitas a intervalos de dos o tres semanas, basándose en un tratamiento manual y en escalas de síntomas y de efectos secundarios. Los investigadores reunieron tasas de depresión y otros datos por teléfono, incluyendo en el estudio un sistema de respuesta de voz interactiva automático.