12 de julio de 2020
15 de diciembre de 2006

Los españoles compraron más de 300.000 jarabes naturales contra la gripe y el resfriado entre enero y octubre

Los españoles compraron más de 300.000 jarabes naturales contra la gripe y el resfriado entre enero y octubre

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los españoles compraron más de 300.000 jarabes elaborados con productos naturales entre los pasados meses de enero y octubre, unas 200.000 unidades más de las que se adquirieron en el mismo período del año anterior, según un estudio del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) sobre datos de la consultora IMS, donde se demuestra un creciente tendencia a emplear la fitoterapia en la prevención y tratamiento de males como la gripe o el resfriado.

Dentro de este grupo de productos naturales, el crecimiento más sobresaliente corresponde a los preparados dirigidos a niños, que se ha multiplicado por seis pasando de las 60.000 unidades vendidas entre enero y octubre de 2004 a las 240.000 del mismo período de 2006, según la encuesta.

Según el doctor José Ángel García Rodríguez, presidente de la Sociedad Española de Quimioterapia (SEQ, el desarrollo alcanzado por los medicamentos elaborados a base de plantas o sustancias naturales podría convertir la fitoterapia en una "alternativa" de futuro a la resistencia que presentan muchas bacterias los antibióticos que se actualmente se utilizan contra males como la gripe o el resfriado.

La mayoría de estos jarabes contienen própolis, una sustancia elaborada por las abejas a partir de las resinas y secreciones que cubren las yemas de especies vegetales cercanas a las colmenas, sobre todo árboles como el castaño, el sauce o el roble, y también equinácea, una planta empleada para fortalecer el sistema inmune.

Según Concha Navarro, catedrática de Farmacología de la Universidad de Granada y presidenta de INFITO, esta sustancia tiene "capacidad antimicrobiana, antiinflamatoria, inmunomoduladora y antioxidante, como ha podido demostrarse en recientes estudios", por lo que sirve para prevenir enfermedades víricas o bacterianas.

Las abejas utilizan el própolis para protegerse de infecciones, ya que es el material con el que sellan sus colmenas y embalsaman a los intrusos. Todas las civilizaciones en contacto con las abejas han conocido y utilizado el própolis, tanto en el antiguo Egipto, donde lo empleaban como medicamento y para embalsamar a sus muertos, como entre griegos y romanos, quienes llevaban siempre una bolsa de própolis a la batalla para curar sus heridas.

Por su parte la equinácea, utilizada ya desde el siglo XVIII por los indios norteamericanos como cicatrizante, es una de las plantas medicinales más utilizadas para fortalecer el sistema inmune, lo que le hace especialmente útil contra las infecciones respiratorias.