6 de julio de 2020
31 de octubre de 2006

Especialistas apuestan por una asociación de analgésicos para combatir el dolor neuropático

Especialistas apuestan por una asociación de analgésicos para combatir el dolor neuropático

MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

El dolor neuropático se caracteriza por su severidad y la dificultad para controlarlo, ya que el tratamiento analgésico estándar sólo proporciona un 50% de disminución del mismo, por lo que casi todos los pacientes sufren algún grado de dolor a pesar del tratamiento. Sin embargo, un estudio reciente ha demostrado que los opioides asociados a los antiepilépticos mejoran la efectividad en dolor neuropático que la administración única del antiepiléptico.

En concreto, la combinación se ha efectuado entre oxicodona de liberación controlada, un opioide mayor y gabapentina, que es un antiepiléptico actualmente indicado para dolor neuropático. "Se demostró que la asociación de estos analgésicos, que es lo que vienen preconizando los diversos esquemas terapéuticos nuevos en la nueva escalera analgésica del dolor neuropático, es más eficaz que la utilización de gabapentina sola", aseguró el Dr. Rafael Gálvez, de la Unidad del Dolor del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, durante la VIII Reunión anual de la Sociedad Española del Dolor (SED) que se celebró del 26 al 28 de octubre en El Ferrol.

El estudio demostró como la oxicodona potenció el efecto de la gabapentina en pacientes con dolor neuropático selectivo de neuropatía diabética, un tipo de pacientes con dolor neuropático puro. "Cabe pensar que trasladando estos resultados al resto de pacientes con dolor neuropático, de tipo canceroso por compresión de nervios, o por lesiones medulares, la asociación de estos fármacos será igualmente efectiva", afirmó el especialista.

Además, una de las ventajas más importantes de esta asociación, según apunta el especialista, es que se utilizan dosis bajas de los dos analgésicos. "En vez de utilizar una dosis alta de la gabapentina, con dosis bajas de uno y de otro, duplicamos la efectividad, se reducen las dosis de ambos fármacos y se reducen los efectos secundarios que podían aparecer en los pacientes".

ROTACIÓN DE OPIOIDES

Por su parte, la rotación de opioides es para los especialistas la mejor forma de tratar el resto de dolores severos, especialmente en pacientes oncológicos. La razón es que al hacer un tratamiento con opioides puede ser que el paciente tenga efectos secundarios; "si éstos son muy importantes delimitan la dosis que puedes seguir aplicando al paciente y por tanto puede ser que no le controles bien el dolor", según apunta la Dra. Agnes Martí, médico adjunto de la Unidad del Dolor del Hospital Germans Trias i Pujol.

La rotación de opioides es una medida que se puede tomar cuando se da este situación, "ya que se ha demostrado que los pacientes no responden igual a un opioide que a otro, ni en cuanto a efectividad ni en cuanto a efectos secundarios; por tanto, puedes encontrar que al cambiar de opioide mejores el dolor y disminuyas los efectos secundarios".

La especialista reconoce que hasta hace un par de décadas los opioides se reservaban para el tratamiento de los pacientes oncológicos, pero desde principios de los 90, se utilizan los opioides en pacientes con dolor severo. "Hay muchos pacientes, por ejemplo, con una artrosis muy avanzada que tienen mucho dolor y no hay otro tratamiento que se lo controle que no sea opioide", aseguró.

La rotación es una medida que según los últimos estudios se utiliza entre un 30-40 por ciento de los enfermos que llevan tratamiento con opioides. Este grupo de enfermos o bien no ha respondido bien al tratamiento con un solo opioide o bien ha experimentado efectos secundarios.